domingo, 20 de octubre de 2013

Leyendas Celtas

Tuathá de Dannan
Literalmente son la tribu de la diosa Danu.
Son los representantes de uno de los dos principios que se disputan el mundo. El más antiguo
de esos dos principios es negativo: es la muerte, la noche, la ignorancia, el mal; el otro nacido
del primero, es positivo: es el día, la vida, la ciencia, el bien. Los Tuatha De Danann
constituyen la expresión del segundo de estos principios, ya que de ellos emana por ejemplo la
ciencia de los druidas.
La tradición pagana, consideraba a los Tuatha De Danann como dioses venidos del cielo.
Llegaron a Irlanda, lucharon con los Fir Bolg, los Fir Domnann y los Galioin, así como con sus
dioses los Fomoré, y se convirtieron durante un tiempo en los únicos señores de Irlanda.
Después llegó la raza de Milé, los goidelos (moderna raza irlandesa), les atacaron y después
de vencerlos tomaron posesión del país.
Los Tuatha De Dannan vencidos se refugiaron en las cavernas de las profundidades de las
montañas.
Cuando para distraerse recorren sus antiguos dominios, lo hacen bajo la protección de un
encantamiento que los hace invisibles a los mortales. No obstante, a veces manifiestan su
poder, prestando algún servicio a los hombres o haciéndoles malas pasadas.
Ciclo de Ulster
Cuchulain (pronúnciese cuculen) es el personaje principal del Ciclo del Ulster, y sin duda, el
héroe más famoso de toda Irlanda. La historia principal que protagoniza es la del Buey Pardo o
Tain Bó Cualinge, un relato de un guerra con muy poco sentido entre las provincias de Ulster y
Connacht.
El nacimiento de Cuchulain
Se estaba celebrando una boda en Emhain Mocha (aun moja), la capital del Ulster. Era la de
Dechtire ( dektira), la hermana del rey Conchobar (concobar) y el príncipe Sualtam. El dios
Lugh se transformó en mosca y se dejó caer en la copa de la novia, y cuando ésta lo bebió,
quedo prisionera de un encantamiento, que la transformó a ella y a sus cincuenta sirvientas en
pájaros. Huyeron todas en bandada y los invitados de la boda fueron a buscarlas, pero no les
dieron alcance. El tiempo pasó y como no volvieron a aparecer, la gente se olvidó de ellas.
Estaban Conchobar y sus hombres de cacería por los alrededores de Emhain Mocha, cuando
vio una bandada de pájaros unidos con cadenas de oro. Enseguida salieron tras ellos
(probablemente por las cadenas de oro) y los siguieron hasta el final del día. Buscaron donde
hospedarse entonces, y recibieron asilo en una fortaleza cercana. Allí un sirviente les dijo que
la señora de la casa no podía recibirles porque estaba pariendo, pero que podían cenar allí
solos. Los guerreros pensaron que eso no era apropiado y se metieron en el cuarto de la
señora a ver como paría . Entonces descubrieron que no era otra que Dechtire, y el niño que
vieron nacer se llamaría Setanta.
Todos los presentes quisieron apadrinar al niño, y el druida Morann aconsejó que todos los
héroes del Ulster lo educaran para que fuera el más bravo de sus guerreros. Así Setanta fue a
vivir con Conchobar a Emhain Mocha, donde pasó toda su infancia.
De cómo Cuchulain adiquirió su nombre
Setanta tendría unos siete años, y estaba ocupado con unos juegos cuando su tío lo invitó a
acompañarle a una fiesta en casa del herrero Culann. Setanta le dijo que le seguiría pasado un
rato, cuando terminara los ejercicios. Conchobar se fue y cenó con Culann y con unos invitados
más, y pronto se olvidó de que Setanta se dirigía hacia allí.
Cuando Setanta llegó a la puerta de la casa de Culann, se encontró con un perrazo que era
más grande que él esperándole. Se enfrento al enorme perro de Culann, y consiguió matarlo
con sus propias manos. Cuando entró en la casa todos se quedaron realmente admirados de la
proeza de Setanta, y le auguraron un gran futuro como héroe de la patria. El caso es que
Setanta se ofreció a guardar la casa de Chulain hasta que hubiera criado a otro perro, como
compensación al haber matado el que tenía antes. Y así es como Setanta pasó a llamarse

CuChulain, que significa "el perro de Culann" en gaélico.
El matrimonio de Cuchulain
Cuando Cuchulain creció, y se convirtió en el héroe que todos esperaban, los reyes decidieron
que era buen momento para buscarle una esposa y eligieron a Emer, la hija de Forgall Manach.
Cuchulain fue a buscarla, y ella le dijo que no se podrían casar hasta que él hasta que no
matara a tres veces nueve hombres en tres golpes, dejando vivo a un hombre de cada grupo,
hasta que no pasara un año entero sin dormir, y hasta que no matara cien hombres en cada
vado entre Ailbine y Banchuig Arcait. Cuchulain prometió hacerlo todo y se fue. El padre de
Emer sospechaba de las intenciones de Cuchulain, porque aunque él y su hija hubieran
hablado con acertijos era evidente que se cocía. Se disfrazó de jefe galo y le dijo que debía
200
terminar su aprendizaje como guerrero en la Isla de las Sombras, donde habitaba la Bruja
Scáthach ( scazuk). La bruja y su hija Uathach le hicieron pasar pruebas que nunca nadie
había conseguido superar, de fuerza, habilidad,e inteligencia . Después de haberlas superado
todas le fueron concedidos tres deseos. Él pidió que le enseñara el arte de la guerra, que le
diera una dote para su boda, y que le leyera el futuro. Ella le enseñó a ser el mejor guerrero de
toda irlanda y le entregó su arma más poderosa, el Gae Bolga, una lanza que hacía treinta
heridas por cada golpe que daba.
Después de esto, Cuchulain volvió a por Emer, pero Forgall, en su ausencia, la había
prometido con Lugaid, un rey de Munster, y la había encerrado en una torre. Durante el año
que no la pudo ver, Cuchulain no pudo dormir, cumpliendo así la primera condición. Al final del
año decidió atacar la fortaleza y llevarse a Emer, y en el asalto, atacó tres veces, matando a
ocho hombres y dejando huir a tres, los hermanos de Emer. Así cumplió la segunda condición.
Cuchulain se llevó a la chica, y fueron perseguidos por los guerreros de Forgall, y a todo esto,
Cuchulain mató a cien hombres por cada vado por el que pasaban. Cuando llegaron a Emhain
Mocha, fueron recibidos por Cobchobar, se casaron y fueron felices .
4.6 El Banquete de Bricriu
Cuando Cuchulain ya era un adulto y estaba casado y había salvado el mundo un par de
veces, fue invitado a una fiesta en casa de Bricriu junto con otros de los héroes del Ulster.
Bricriu presentó una fastuosa mesa colmada de regalos, comida y bebida, y les dijo a sus
invitados que ese era el regalo para el mejor guerrero de Erin. Enseguida los héroes más
audaces reclamaron el regalo para sí. Estos eran, Cuchulain, Loegaire (logaira) y Conall
Cernach ( conal kermak). Como no eran capaces de ponerse de acuerdo, decidieron ir a la
corte de Aillil y Maeve en Connacht para que decidieran quien lo merecía más. Como ellos
tampoco querían decidir en el asunto, la reina Maeve habló con los tres por separado,
diciéndoles a los tres que eran los únicos ganadores, y entregándole a cada uno una copa
como prueba. A Cuchulain se la dio de oro rojo, a Loegaire de oro blanco, y a Conall Cernach
de oro normal. Loegaire fue el primero en llegar de nuevo a la corte de Emhain Mocha (aun
moja) y dijo que los otros dos habían muerto en el camino. Cuando estaba enseñando su copa
como prueba, aparecieron los otros dos héroes. Sorprendidos se dieron cuenta de que todos
tenían una copa, y aunque Conor se pronunció en favor de su sobrino, ya que su copa era la
más valiosa, Loegaire y Conall Cernach no cedieron, y decidieron dejar la decisión en manos
del rey de Munster.
Fueron los tres a la corte de Cu Roi en Munster, y éste les dijo que habrían de guardar su
fortaleza durante una noche. Primero le tocó a Loegaire, que fue malherido por un gigante. La
noche siguiente le ocurrió lo mismo a Conall Cernach, pero la tercera noche Cuchulain derrotó
al gigante, y éste le declaró vencedor en la competición a cambio de clemencia. Peeero, una
vez más, Loegaire y Conall Cernach se negaron a reconocer su victoria.
Volvieron entonces todos a Emhain Mocha en el Ulster sin haber resuelto el tema. Un ogro se
presentó en una de sus fiestas, y propuso el juego del decapitamiento . Consistía en que el
guerrero le cortaba la cabeza al ogro y al día siguiente el ogro se la cortaba al guerrero.
Muinremur, un héroe local se ofreció a participar, y decapitó al ogro, que pronto se levantó,
recogió su cabeza y se fue. Al día siguiente volvió para completar el juego, pero Muinremur no
apareció en su cita con el ogro. Eso mismo pasó con más guerreros, que le cortaban la cabeza
al ogro y luego no volvían a aparecer. Hasta que le llegó el turno a Cuchulain. Cuchulain le
cortó la cabeza, pero el ogro otra vez se levantó, recogió cuidadosamente sus sesos y se fue.
Al día siguiente volvió, y encontró a Cuchulain allí, dispuesto a cumplir su parte. El ogro levantó
el hacha, pero golpeó al héroe sólo con el mango, sin hacerle ningún daño. Entonces dijo que
Cuchulain era el más noble y valiente de todos los héroes de Irlanda, y por lo tanto su mujer
Emer era merecedora de ser la primera dama del Ulster.
Después de haberlos asustado, el ogro salió de la sala y recobró su forma natural, la de Cu

Roi, rey de Munster.
La Maldición del Ulster
Crunniuc era un rico terrateniente del Ulster, que tras haber enviudado unos años antes
dedicaba sus días a cuidar de sus hijos. Un buen día, una mujer entró en su casa y se puso a
limpiar sin decir palabra. Crunniuc la dejó hacer, y desde aquel día, la mujer se quedó a vivir
allí. Al poco tiempo se casaron y llevaron una alegre vida matrimonial. Se iba a celebrar un
festival en Emhain Mocha, y Crunniuc decidió ir. Su mujer le dijo que no fuese, porque si la
nombraba delante de los demás hombres del Ulster ella moriría. Crunniuc prometió no
nombrarla durante la fiesta, y tras decir esto, se fue.
Durante el festival, el rey apareció en un carro tirado por unos impresionantes caballos. Todos
dijeron que esos caballos eran magníficos, absolutamente insuperables, y Crunnaic, dijo que su
mujer podía correr más rápido que ellos. Los presentes le dijeron que lo probara, y le obligaron
a ir a por su esposa. Ella estaba a punto de parir, y pidió que por favor retrasaran la apuesta. El
rey no quiso saber nada de aplazamientos, y la obligó a ir a Emhain Mocha. Ahí delante de
todos pidió una vez clemencia, que esperaran a que su hijo naciera para empezar la carrera.
Pero a nadie le pareció excusa suficiente, y la obligaron a correr. Ella ganó la carrera contra los
caballos del rey, y al terminar, parió dos gemelos en la línea de meta. Estaba la pobre
agonizando del parto y el cansancio de la carrera, cuando maldijo a todos los hombres del
Ulster por su crueldad. Durante cinco días todos los presentes sufrirían el dolor de un parto, y
durante nueve generaciones, todos los hombres del Ulster lo sufriran cuando más necesitaran

de sus fuerzas. De esta maldición excluyó a las mujeres, los niños, y a la familia de Cuchulain.
El Robo del Buey Pardo de Cooley o la Ilíada Celta
Los reyes de Connacht, Aillil y Maeve, estaban un día discutiendo sobre cual de los dos era
más rico. Empezaron a contar sus fortunas y posesiones, y no pudieron encontrar diferencia en
cuanto a valor. Entonces Maeve recordó que poseía una vaca, la Vaca de Cuernos Blancos,
que era de gran valor. Pero Maeve no pudo conseguir la victoria en la apuesta, porque el Buey
de Cuernos Blancos sólo obedecería a un varón de sangre real, y Aillil la domó y se la llevó con
el resto de su ganado. Maeve sabía que sólo otro animal podía competir con el Buey de
Cuernos Blancos, y este era el Buey Pardo de Cooley, propiedad de Dáire, que habitaba en el
Ulster. Fue a pedirlo a cambio de algunas riquezas, pero Dáire se negó a dárselo, y ofendió a
los reyes diciendo que no eran capaces de cogerlo por la fuerza. Maeve daclaró la guerra al
Ulster, ya que sabía que debido a su maldición no podrán defenderse, y juntó un gran ejército
junto con su marido que marchó hacia el norte.
Cuchulain solo se encargó de defender su tierra de las hordas de Maeve, y todos los días
mataba a cien de sus guerreros. Maeve emborrachó a Fergus MacRoth, para que aceptara
desafiar a Cuchulain. Fergus había nacido en el Ulster, y había sido rey, pero había sido
desposeído por Conchobar, y ahora vivía en el exilio en Connacht. Era uno de los muchos
padrinos de Cuchulain, y sobrio nunca hubiera aceptado luchar con él. Fergus se presentó
frente a Cuchulain, y le pidió que se rindiera, ya que no quería luchar contra él. Cuchulain
aceptó y le dejó ir, pero a condición de que el habría de rendirse sin luchar en otra ocasión.

Una de esas noches, una mujer se presentó ante Cuchulain y se entregó a él, pero él la
rechazó. Entonces ella le dijo que como venganza se trasformaría en águila y le picaría en
medio de la batalla. Cuchulain respondió a esto que la pisara y le rompería la columna y la
dejaría jorobada toda su vida a no ser que él mismo la curara. Ella dijo que volvería en forma
de loba y conduciría al ganado asustado hasta él para que lo aplastara, y él dijo que en ese
caso, le tiraría una piedra y le dejaría tuerta para siempre, o hasta que él mismo la curase. Por
último juró que volvería en forma de novillo y lo mataría, y Cuchulain respondió que le partiría
las piernas, y sería coja hasta que el mismo la curase. Entonces la mujer se transformó en
cuervo, y se largó. No era otra que Morrigan, la diosa de la guerra y de la muerte.
Cuchulain luchaba ahora contra los guerreros de Connacht uno a uno mediante desafíos, ya
que sabía que la maldición de Mocha estaba llegando a su fin y pronto los hombres del Ulster
podrían luchar de nuevo. Uno de esos días volvía a su tienda malherido, cuando se encontró
con una vieja tuerta, coja y jorobada que ordeñaba una vaca de tres tetas . Cuchulain le pidió
un poco de leche, y ella ordeño la primera teta y le ofreció un vaso lleno. Cuchulain lo bebió y
sus heridas empezaron a sanar, y respondió diciendo :"Te deseo buena salud por tu regalo".
En ese momento la vieja se irguió y su joroba desapareció. Le ofreció otro vaso a Cuchulain y
el le dijo otra vez lo de que le deseaba buena salud, ella recuperó su ojo y él vio como sus
heridas continuaban cerrándose. Le pidió otro vaso y sus heridas curaron por completo, y la
vieja se levantó porque ya no era coja gracias a los buenos deseos de Cuchulain. La vieja se
transformó en Morrigan, y se cachondeó un buen rato de Cuchulain por cómo lo había
engañado. Cuchulain se marchó a su tienda completamente recuperado, pero enfadado por
haber sanado a Morrigan.
Nueve generaciones hacía de la maldición de Mocha, y los guerreros del Ulster estaban listos
para la batalla. Ahora en el Táin Bó Cuailnge se cuentan interesantísimas historias de las
batallas, escaramuzas y demás, pero creo que voy a omitir esa parte e ir directamente a lo
interesante. Fergus comandaba las hordas de Connacht, y cuando iban a entrar en Emhain
Mocha, Cuchulain le pidió que le devolviera lo que le debía, y que se rindiera. Así lo hizo
Fergus, y mientras huían, los hombres del Ulster machacaron al ejército de Maeve.
A todo esto, Maeve se había llevado el Buey Pardo a su reino, y el Buey de los Cuernos
Blancos comenzó a luchar con él. El pardo venció al blanco, y lo redució a un montón de pulpa
viscosa y sanguinolienta. Las gentes pedían el linchamiento del animal, pero Fergus lo dejó
marchar. El heroico buey se encaminó hacia el Ulster, pero cuando se acercó al primer río a
beber resbaló y se ahogó en él.
Bueno, después de esta guerra, hubo años de paz entre Connacht y el Ulster, pero Maeve aún
buscaba venganza .Buscó a las tres hijas de Calatin, que habían perdido a 27 hermanos de
manos de Cuchulain, y las reclutó para su plan de venganza, junto con Lugaid y Erc. Mientras
Cuchulain se estaba recuperando de sus heridas, oyó el ruido de la batalla creado por las tres
brujas, y salió de su casa con sus armas para defender su tierra. Pero al salir sólo se encontró
con Lugaid, que se aprovechó de su debilidad para ensartarle una lanza. En su agonía,
Cuchulain se ató a una columna de piedra para morir de pie, y Lugaid sólo se atrevió a
acercarse cuando Morrigan en forma de cuervo se posó en su hombro, señal de que estaba
muerto.
Ciclo de Leinster
El Ciclo de Finn es relativamente moderno si lo comparamos con el del Ulster. Es
aproximadamente del siglo tercero después de Cristo, y se desarrolla en Leinster y Munster
principalmente. El héroe central es Finn McCumhal o Finn McCool, capitán de la Fianna, la
orden de caballería más poderosa de su tiempo. Las historias del Ciclo de Finn se diferencian
principalmente de las del Ulster en que el contenido no es tan bélico, sino más bien romántico,
y en que los personajes de este último ciclo llegan a desarrollar personalidades creíbles y
reales. Los valores empiezan a cambiar, ya que se empieza a apreciar más el ingenio que la
mera fuerza bruta, todo lo contrario que en las aventuras de Cuchulain.
Finn MacCumhal y el Salmón del Conocimiento
Antes de que los Tuatha De Dannan llegaran a Irlanda, los alegres duendecillos ( el pueblo de
Sidhe) del bosque escondieron toda la sabiduría de la Tierra en siete avellanos, para protegerla
del demonio Formors. Para guardar los Árboles de la Sabiduría crearon un pozo en el que una
bestia mágica vivía encargado de su protección. Una niña llamada Sinnan quiso coger
avellanas de allí, pero en cuanto se acercó a uno de los árboles, la bestia la agarró y la lanzó
lejos de allí, creando un gran surco del pozo hasta el mar. El río que se formó fue llamado
Sinnan, y es el que hoy se conoce por Shannon. Bueno, a todo esto que una de las avellanas
cayó al río, donde un salmón la tragó, convirtiéndose así en el ser más sabio de la Tierra.
Todos los hombres de Erin se afanaron en pescar al salmón, pues quien lo comiera adquiriría
su saber, pero el pez era tan listo tan listo tan listo, que no había dios que lo cogiera.
Demna MacCumhal era un joven príncipe de unos diez años, que respondía al apodo de Finn,
cuando fue en busca del ermitaño Finegas para que lo tomara como aprendiz. Finegas estaba
ocupado en la búsqueda del salmón cuando acogió a Finn, y estando con él, finalmente lo
atrapó. Una profecía decía que el salmón sólo sería consumido por un elegido, cuyo nombre
era Finn. Finegas creyó que se trataba de él mismo, y no desconfió de un joven llamado
Demna. Le encargó que lo cocinara, pero que NO se le ocurriera probarlo. Finn no sabía que
se trataba del Salmón de la Sabiduría, así que obedeció y lo asó diligentemente. Estaba el
pescado chisporroteando en el fuego, cuando una gota de grasa saltó en el pulgar de Finn. Él
se lo chupó, y se convirtió entonces en el ser más sabio de la Tierra. Cuando Finegas se dio
cuenta, y Finn le hubo revelado su apodo, le dejó terminar con él. Desde entonces, cada vez
que Finn tenía que tomar una decisión, se chupaba el pulgar.
Finn MacCumhal se convirtió en algunos años en el capitán de los Fianna (fina), una orden de
caballería parecida a la de la Tabla Redonda, que fue la más poderosa de su tiempo, y se
ocupaba de guardar las costas de Irlanda ). Los caballeros de esta compañía no eran héroes
tipo caballero andante ( ya se sabe, muy valientes, muy fuertes, muy nobles y cortos de mente)
pero eran hombres normales sin armaduras y con cualidades específicas.
 Los perros de Finn
Illán, uno de los guerreros de la Fianna, decidió casarse con la tía de Finn, Tuirean, que tendría
más o menos la edad de su sobrino. Pocos días antes de la boda, Illan se reencontró con
Dealba, una muchacha que pertenecía a los Sidhe, o raza del otro mundo y que estaba
enamorada de él. Ésta le echó un mal de ojo horrible cuando se enteró de que se iba a casar,
pero aún así Illan siguió adelante. A los dos días de la boda, Illan fue llamado al norte para
ayudar a Finn con unos piratas que aterrorizaban la zona. El mensajero le dijo entonces a
Tuirean que sería mejor que lo acompañara, porque el fuerte sin su marido no era seguro. Illan
ya había salido, por lo que Tuirean fue acompañada por el mensajero unas millas por detrás.
Pero, como era obvio esto era una trampa, y el mensajero no era otra que Dealba disfrazada,
que secuestró a la inocentona de Tuirean y la transformó en perro. Cuando Illan hubo vuelto
del norte al saber que lo habían engañado, se encontró con la celosa Dealba. Illan sabía que
ella era la responsable de todo, y le preguntó que había hecho con su esposa. Le dijo lo que
había hecho, y que sólo le devolvería su forma humana si se casaba con ella. Para esto debía
de acompañarla al reino de las hadas, y dejar la Tierra para siempre. El aceptó, y Tuirean
volvió a ser mujer, aunque había perdido al amor de su vida . A los nueve meses Tuirean dio a
luz a dos preciosos perros, Bran y Sceolan.
Los perros tenían capacidades mágicas e inteligencia humana, así que eran bastante valiosos.
Estos perros estuvieron a punto de provocar una guerra entre Inglaterra e Irlanda, cuando el
hijo del rey inglés los secuestró para llevárselos a su padre.
Diarmaid y Grainne
Cuando Finn ya estaba viejo y viudo, sus caballeros decidieron que debían buscarle una nueva
esposa, y escogieron a Grainne , la hija de Cormac McArt, el rey de Tara. A Grainne no le
hacía mucha gracia casarse con un vejestorio como Finn, y le preguntó a Daire, uno de los
druidas de McCumhal, que por qué la habían prometido con Finn y no con su hijo Oisin, que
tenía su misma edad. Daire, la ignoró, porque no quería problemas, y entonces Grainne fue a
verse con Oisin mismo. El no le hizo mucho caso, y ella entonces fue a por Diarmaid, uno de
los caballeros de la Fianna. El se negó a casarse con ella, y entonces Grainne le dijo que como
no se casara con ella, le iba a echar un mal de ojo para el resto de su vida. Diarmaid no tenía
elección, y Oisin, que conocía situación y le compadecía, le aconsejó que se fuera de
inmediato, antes de que su padre se diera cuenta.
Finn les persiguió durante años, porque le habían traicionado y quería venganza. Diarmaid
huyó al bosque de Dooros. Allí se encontraba un árbol del que brotaban frutos mágicos, que
sanaban cualquier herida o dolor a quien los tomara. Guardando el árbol estaba el cíclope
Sharvan, y nadie se atrevía a entrar en el bosque. Diarmaid le pidió al gigante que les dejara
guarecerse en el bosque de la fianna, y que nunca cogerían uno de los frutos mágicos. Finn se
enteró de esto, y le dijo a dos aspirantes a caballeros, que si querían llegar a ser parte de la
fianna, tenían que traerle la cabeza de Diarmaid o uno de los frutos del bosque de Dooros.
Angus y Aed, pues estos eran sus nombres, creyeron que matar a Diarmaid sería más fácil, y
fueron en su busca. Cuando lo retaron, Diarmaid los derrotó rápidamente, y después de esto
hicieron un trato. Entre los tres conseguirían los frutos del árbol mágico, ya que Diarmaid
necesitaba uno para Grainne, que estaba gravemente enferma. El gigante estaba dormido
cuando llegaron, y Diarmaid lo despertó y le pidió educadamente que le diera un par de frutos.
Él se negó, y Diarmaid luchó con el hasta que le aporreó tres veces con su propia maza y le
sacó los sesos. Angus y Aed pasaron su examen de entrada en la fianna, y Diarmaid y Grainne
se fueron a vivir a la copa del árbol.
Estaban un día Finn y Oisin jugando al ajedrez bajo ese árbol, cuando Finn le dijo a su hijo que
en la próxima jugada podría vencerle. Oisin no sabía que hacer, y Diarmaid le ayudó tirándole
una baya en la pieza que tenía que mover. Finn, que no era tonto, se dio cuenta, y le dijo a
Diarmaid que se descubriera. Él apartó unas ramas y delante de Finn, besó apasionadamente
a Grainne tres veces, una detrás de otra, solo para enfurecerle. Garva, uno de los caballeros,
se ofreció para ir a arrancarle la cabeza al Diarmaid pero Oenghus, el dios del amor, boicoteó
la operación transformando a Garva en un clon de Diarmaid, y fue descuartizado en su lugar.
Oenghus se llevó a la pareja a su palacio y Finn ya nunca supo de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada