domingo, 27 de octubre de 2013

Krishna I

Notas sobre Krishna


KRISHNA, hijo de Devaki, es apenas mencionado en el Chhandogya Upanishad (500 a.C.). En el Mahabharata (300 a.C.-200 d.C.) es una figura prominente; en el Bhagayad Gita, que es una edición posterior, se plantea por primera vez la doctrina de bhakti, devoción amante de él como medio de la salvación, agregada a los medios del trabajo y del conocimiento. No se hace mención de sus gestas juveniles. Es representado como un amigo y consejero de los príncipes; es esencialmente Dwarkanathe, el señor de Dwaraka; es identificado con Vishnu en muchos pasajes, aunque en su forma humana adora a Mahadeva y Urna y recibe obsequios de ellos.
En el período ulterior, en el momento de compilación del Gita y de los Puranas de Vishnu y Bhagavata, probablemente en los siglos x y XI, surge la adoración del niño-Krishna, el elemento principal en la cultura moderna. El niño-Krishna sin duda representa al dios local de un clan Rajpuet. Los nombres de Govinda y Gopala (pastor) indican su origen como un dios de los rebaños y manadas.
Un resumen del Mahabharata ya ha sido dado; en las páginas siguientes, por ello, se relatan las leyendas más modernas de la juventud de Krishna, con breve referencia sólo a sus acciones en la Gran Guerra. Lo que se presenta es sólo una traducción condensada, recopilada de varias fuentes, particularmente del Vishnu Purana, el Bhagavata Purana y el Prem Saguara. Al cierre de la Ter-cera Epoca un clan Rajput, el Yadavas, descendiente de Yadu, un príncipe de la dinastía Lunar, habitaba junto al Jamna, con Mathura como capital. Ugrasena, en el comienzo de la historia, aunque era el rey por derecho, había sido depuesto por su hijo Kans, un cruel y tiránico gobernante; (le hecho, un rakshasa engendrado por la violación de Pavanarekha, la esposa de Ugrasena. Así encontramos a los rakshasas en posesión de Mathura, donde algunos de los yaduvamsis todavía viven: pero la mayor parte de los últimos residen con sus rebaños y manadas en Gokula, o Braj, en el campo, y son representados como pagando un tributo anual a Mathura. Así hay, como en el Raniavana, un estado de oposición entre dos sociedades ideales: una sociedad moral en que los dioses están encarnados en individuos heroicos, y una inmoral, para la cual es su objetivo destruir. Es en respuesta a la tierra agraviada, arruinada por la tiranía de Kans, y por pedido de los dioses, como Vishiiu adquiere nacimiento entre los yaduvamsis con otros seres celestiales al mismo tiempo: dioses, rishis, kinnaras, gandharvas y semejantes.
Ésta es la leyenda pseudohistórica de Krishna. Esta historia. cualesquiera sean sus orígenes, se ha hundido profundamente en el corazón e imaginación de la India. Para esto hay muchas razones. Es la escritura principal de una doctrina de bhakri (devoción) como una forma de salvación. Es la forma que todos pueden seguir, de cualquier rango o condición humilde. Los gopis son el gran tipo y símbolo de aquellos que encuentran a dios por (levoción (bhakti), sin estudiar (jnanam). Por Krishna ellos renuncian a la ilusión de familia y todo lo que es el deber en su mundo; ellos dejan todo y le siguen. La llamada de esta flauta es la llamada irresistible del Infinito: Krishna es dios y Radha el alma humana. Jamna y Brindaban no deben ser encontrados en el mapa: para los amantes de Vaishnava, Brindaban es el corazón del hombre, donde el juego eterno del amor a Dios continúa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada