domingo, 13 de octubre de 2013

Mitología nórdica (Introducción)

La mitología nórdica no difiere de las mitologías mas conocidas griega y latina, presentando
con ellas bastantes puntos en común, como la existencia de un panteón de dioses, héroes y
leyendas, monstruos que son la encarnación del mal, y una forma peculiar y especial de
explicar el mundo y el origen de la humanidad, cada cual adaptada a la zona geográfica que
ocuparon sus habitantes.
Esto es especialmente relevante en la mitología escandinava o germánica, donde por la rudeza
de la climatología, donde el hielo y el frío invernal son comunes en el día a día de sus gentes,
marcando así una forma de vida diferente a la de otros pueblos de distinta latitud.
Así veremos que en la creación del mundo nórdico, el choque entre fuego y hielo, frío y calor es
parte esencial, como los dioses de Asgard representan la luz y el calor y los gigantes de hielo
son los que representan el ocaso y la muerte. La principal fuente de conocimiento que tenemos
sobre la mitología nórdica son las Eddas, dos agrupaciones de textos mitológicos, religiosos,
heroicos y poéticos que datan en el Codex Regius que los conserva del siglo XIII. Las fuentes
de la mitología nórdica son (principalmente) las Eddas, la Edda Mayor y la Edda menor. La
Edda Mayor, que es también la más antigua, es una colección de poemas anónimos. El idioma
es islandés y data del año 1000 o incluso antes. Se pueden dividir los poemas en dos grupos:
poemas míticos que hablan sobre la creación y el fin del mundo, y los poemas heroicos que
hablan principalmente sobre Odin y Thor.
La Edda Menor es también llamada la Edda de Snorri Sturluson quien lo escribió alrededor de
1220. Es un manual de poesía para los escaldos. Consta de tres partes: 1) Gylfaginning; es
una descripción de la mitología, es decir el mito de la creación del mundo, de los dioses y de
sus vidas. El propósito de contar los mitos era dar a los escaldos la base de su poesía. 2)
Skáldskaparmál; es una presentación sistemática del lenguaje de los escaldos, y contiene
asimismo muchas citas de poemas de escaldos denominados y anónimos. 3) Hattal; significa
registro de metros. Consta de un poema de 102 estrofas, cada una con su propia peculiaridad
métrica o lingüística, mostrando así las reglas del lenguaje poético.

Parece ser que estos poemas (que en su momento eran aprendidos de memoria por los
poetas, al no existir cultura escrita, y en los que se encerraba todo el saber de un pueblo) eran
utilizados en ceremonias iniciáticas de la pubertad a la edad adulta. El neófito debía
identificarse con la figura del dios protagonista (Odín era el que tenía mayores connotaciones
chamánicas) y pasar por las pruebas que el dios había establecido y superado. La Edda en
verso contiene no sólo poemas referentes a los dioses sino a grandes héroes vikingos, son las
famosas "Sagas", siendo las más populares la de Egil Skalagrimson o la de Erik el Rojo, cuyos
hijos llegaron a las costas americanas antes que Colón.
El poema más famoso de las Eddas es el Voluspá, o Profecía de la Vidente. considerado por
algunos como una elegía al mundo pagano que desaparece, trata del interrogatorio de Odín a
una bruja muerta a la que resucita para que le informe sobre el destino (que no crepúsculo) de
los dioses, el Raknarok. La Vidente comienza a narrar el origen del mundo, ordenado por los
dioses, las distintas criaturas que lo habitan y el final de este ciclo del mundo así como el
nacimiento del siguiente. Otros poemas de las Eddas son "El discurso del Altísimo", "los
Sueños de Balder", "El viaje de Skirnir", "El Cantar de Harvard", "Los sarcasmos de Loki", etc...

Cosmología

Al principio, érase el Frío y el Calor. El frío era Nilfheim, un mundo de oscuridad, frío y niebla. El
calor era Muspell, el mundo del eterno calor. Entre estos dos mundos existía un gran vacío con
el nombre de Ginnungagup. En Ginnungagup surgió la vida al encontrarse el hielo de Niflheim y
el fuego de Muspell. De este encuentro entre el frío y el calor nacieron primero el ogro Ymer y
después la gigante vaca llamada Audumbla. Ymer vivió de la leche de Audumbla, y de su sudor
nació una pareja de gigantes, y de sus pies un hijo. Ese fue el origen de los "gigantes de
escarcha", también llamados yotes. Audumbla vivió lamiendo la escarcha en las rocas
salobres, de donde surgió poco a poco el primer hombre, Bure, y de él descienden los dioses
llamados ases. El hijo de Bure, de nombre Bor, se casó con la hija de un yote, Bestla, y juntos
tuvieron tres hijos dioses: Odin, Vile y Ve. Odin y sus hermanos mataron a Ymer, y de su
cuerpo crearon la tierra, de su sangre el mar, de su cráneo el cielo, de sus huesos las
montañas, de su pelo los bosques, de su cerebro las nubes y de sus cejas un muro alrededor
del inhabitable exterior. En este nuevo mundo crearon el mundo de los hombres, llamado
Midgård. Luego, y para que los hombres no se sintieran solos, crearon en el centro de Midgård
el mundo de los ases, Asgård, en cuyo centro crecía un gran fresno llamado Yggdrasil. Junto al
fresno Yggdrasil tienen los dioses su tribunal. Este es el mayor de todos los árboles, sus ramas
se extienden por todos los mundos y llegan al cielo. De las tres raíces del árbol, una llega
donde los ases, otra donde los Gigantes de Hielo, allí en el antiguo Ginnungagap, y la otra en
Niflheim. Bajo esta raíz está la fuente Hvergelmir, allí Nidhogg la serpiente mordisquea las
raíces. Bajo la raíz que va a donde los Gigantes está la fuente de Mimir, que oculta la sabiduría
y el conocimiento. Mimir bebe de esta fuente con el cuerno Gjallarhorn, y de ella dio a beber a
Odín, quien dio en prenda su ojo siendo desde entonces el dios tuerto. La tercera raíz está en
el cielo, y bajo ella está la sagrada fuente de Urd. Allí está el tribunal de los dioses, y cada día
cabalgan los dioses cruzando el Bifröst. En una hermosa sala viven tres doncellas, las Nornas,
Urd, Verdandi y Skuld (pasado, presente y futuro), que modelan el destino de los hombres. Hay
nornas de los elfos, de los hombres y de los enanos. Un águila sabia se sienta sobre las ramas
del fresno, y sobre sus ojos hay un halcón que se llama Vedrfolnir. La ardilla Ratatosk sube y

baja el fresno y lleva habladurías entre la serpiente/dragón Nidhögg y el águila.
Cuatro ciervos comen junto al fresno: Dain, Dvalin, Duneyr y Durathror. Hvergelmir está llena
de serpientes, y en la fuente de Urd, con la que las nornas refrescan sus raíces para que no se
pudran y cuya agua vuelve a todo lo que toca transparente como la clara del huevo, nadan dos
cisnes. Del rocío de Yggdrasil se alimentan las abejas. El concepto del árbol cósmico, el eje del
mundo, se halla por doquier en las mitologías, y en este caso de la nórdica se expresa con
5
especial fuerza, procedente de los indómitos bosques del norte de Europa y de toda la cultura
celta/nórdica desarrollada alrededor de la sabiduría del árbol y su simbología para chamanes y
druidas.
El gigante Narfi, que habitaba en Jötunheim (Jötum = gigante en el idioma nórdico) fue el padre
de Nott (noche), negra y oscura. De Naglfari tuvo a Aud. De Annar a Jord, la tierra. de Delling
(brillante), de la estirpe de los Ases tuvo a Dag (Día), luminoso y bello. Odin les dio caballos
para que recorrieran el cielo. El de Nott se llama Hrumfaxi y humedece la tierra con su espuma
de bocado (rocío) y el de Dag se llama Skinfaxi e ilumina el aire y la tierra con sus crines.
Un hombre llamado Mundilfaeri tuvo dos bellos hijos Luna (el chico) y Sol (su hermana). Ésta
casó con un hombre llamado Glen. Los dioses irritados los pusieron en el cielo como
conductores de los carros del sol y de la luna, chispas de Musspell. Los caballos de Sol se
llaman Arvaki y Alsvidr y son refrescados por las fuelles isarnkol. Luna tomó de la tierra dos
niños, Bil y Hjuki, que salieron de la fuente Myrgir llevando la cuba Saerg y la pértiga Simul.
Vidfinn se llama su padre. Estos niños se ven aún desde la tierra. Los carros celestes son
perseguidos por los lobos Skoll y Hati. son hijos de Hródvitin y de Gyg la giganta, de cuya
estirpe de hechiceras, las Jarnvidur, nacerá Managram, el lobo que se tragará la luna.
En Asgård tenía Odin su casa llamada Valhalla, donde vivían los guerreros vikingos muertos
(Einherjerne) y las valquirias. Las valquirias eran las vírgenes guerreras o espíritus de guerra
de Odin, y las que llevaban a los guerreros muertos a Valhalla. Valhalla tenía 540 puertas y
todas tan grandes que podían entrar 800 hombres a la vez. Su techo estaba cubierto de
escudos dorados, encima de los cuales caminaba la cabra Heidrun. Heidrun comía las hojas de
Yggdrasil y de su ubre caía la hidromiel que bebían los guerreros. Todos los días los guerreros
de Valhalla salían al campo de batalla, aunque ahora sin que les ocurriera nada. Si se les caía
un brazo o una pierna, las valquirias lo arreglaban por la noche. Después de la batalla venía el
gran festín con mucha comida y bebida. Valhal era una especie de paraíso para los guerreros,
algo que les quitaba el miedo a morir. Así se preparaban para la última batalla el día de
Ragnarok, "el crepúsculo de los dioses", el día del fin del mundo.
Un día, caminando Odín y sus hermanos por la playa, se encuentran dos troncos de árbol
traídos por las olas. Los dioses ponen los troncos de pie y les infunden vida. Odín les dota de
respiración y alma. Vilje, de la aptitud de pensar y moverse. Ve, de las facultades de hablar, oír
y ver. Los ases les dan calor y color.
Ahora, los troncos ya no son simple madera a la deriva, sino que se han transformado en
Hombre y Mujer. Los dioses llaman al Hombre Ask, y a la mujer, Embla. De esta pareja
descendemos todos los seres humanos. Midgard, la tierra de los mortales, y el divino Asgard
estaban unidos mediante Bifröst, el puente del arco iris que estaba hecho de fuego para que
los gigantes no pudieran atravesarlo.
Los enanos solían habitar entre peñas y riscos, a menudo bajo tierra, en lugares escondidos de
Midgard y Utgard. Aunque hábiles herreros, no se podía confiar plenamente en ellos... Los
elfos, por el contrario, eran amigos de los dioses y de los hombres. Moraban en Alvheim, lugar
que algunos creían localizado en el interior de las murallas de Åsgard, y otros, en Midgard. Tan
poco sabemos de enanos y elfos... Incluso había quien los creía emparentados entre sí y que
debieran llamarse "elfos claros" y "elfos oscuros". En cierta época, hubo otra raza de dioses
llamados vanes, distinta de los ases, que moraban en Vanaheim. Pero su fortaleza fue
destruida, y ningún mortal sabe ya dónde estaba situada...
Junto a una fuente de Åsgard vivían las diosas del hado: las tres Nornas Urd, Verd y Skuld. Las
Nornas conocían el destino de todos los seres vivientes y sabían lo que la suerte le depararía a
cada uno y a todo lo creado. Se dice que había también nornas entre los elfos y los enanos.
Esa clase de adivina era llamada volve, que significa "portadora de bastón". El bastón era el
símbolo de su poder sobrenatural. Cuando entraba en trance, la volve podía ponerse en
contacto con el mundo espiritual, y conocía muchos y poderosos hechizos mágicos (galdrer).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada