domingo, 20 de octubre de 2013

El hidromiel y la cerveza en la mitología nórdica

Orígenes de la poesía
Skaldskarparmal II
..."Y aún dijo Aegir:
¿De dónde ha surgido esa práctica que llamáis poesía?
Bragi responde:
"El comienzo de esto es que los dioses estaban en guerra con la gente que llaman
Vanes. E hicieron un tratado de paz y estipularon una tregua de esta manera: uno
de cada bando fue a un cántaro y escupieron dentro. Y al separarse, los dioses no
quisieron que se perdiera esa señal de la tregua y crearon con ella un hombre que
sellama Kvásir; es tan sabio qu enadie puede preguntarle cosa alguna que no sepa
responder. Viajó mucho por el mundo para enseñar a los hombres la ciencia, y
cuando fua a alojarse con unos gnomos, Fjalar y Galar, le llamaron a una
conversación privada y lo mataron, dejaron correr su sangre en dos cántaros y un
caldero, que se llama Ódrörir, y los cántaros se llaman Són y Bodn. Mezclaron miel
con la sangre, y de ello surgió el hidromiel, y quien bebe de él se vuelve poeta o
sabio. Los enanos dijeron a los Ases que Kvásir se había ahogado en inteligencia,
porque no había nadie tan sabio que pudiera preguntarle cosas.
Entonces los gnomos invitaron al gigante llamado Gilling y a su mujer. Los enanos
invitaron a Gilling a ir al mar con ellos a remar. Y cuando iban junto a la costa
chocaron con un escollo y el barco volcó. Gilling no sabía nadar y se ahogó, pero los
enanos dieron vuelta as u barco y llegaron a tierrra remando. Le dijeron a la mujer
este suceso, y ella sufrió y lloró fuertemente. Entonces Fjalar le preguntó si se
sentiría más consolada saliendo al mar a donde él se había ahogado. Así quiso
hacerlo. Entonces Fjalar le dijo a su hermano Galar que fuera ante la puerta cuando
ella saliera, y le dejara caer una piedra de molino sobre su cabeza, diciendo que
estaba harto de sus gritos: y así hizo éste.
Cuando supo esto Suttung, hijo del hermano de Gilling, fue allí, cogió a los enanos
y los llevó mar adentro, poniéndolos sobre un escollo que quedaba cubierto en
marea alta. Piden a Suttung que les perdone la vida, y le ofrecen, como
compensación por su primo, la preciosa hidromiel, y así se reconcilia con
ellos.Suttung se lleva el hidromiela casa y lo oculta en el monte llamado Hnitbjörg,
y pone como vigilante a su hija Gunnlöd.
Por esto llamamos a la poesía sangre de Kvasir, o bebida de los enanos o
contenido, o cualquier clase de líquido sea de Ódreri o de Boldn o de Són, o nave
de los enanos, porque el hidromiel les sacó indemnes del escollo, o hidromiel de
Suttung, o licor de Hnitbörg.
Entonces dijo Aegir:
Muy oscuro me parece llamar ala poesía con estos nombres, Pero¿Cómo
consiguieron los Ases el hidromiel de Suttung?
Bragi responde:
La historia cuenta que Odín marchó de casa y llegó a un lugar donde nueve siervos
segaban el heno. Pregunta si querían que les afilara las hoces y ellos aceptan.
Entonces coge la afiladera que llevaba en el cinto y enseguida les pareció que las
hoces cortaban mucho mejor, y quisieron comprar la afiladera. Y él dijo que la vendería al que diera un precio justo. Y todos dijeron qu ela querían, y pidieron que
sel avendiera. Y él lanzó la afiladera al aire, y como todos quisieron cogerla, se
enzarzaron de tal forma que se cortaron el cuello unos a otros.
Odín pidió albergar al gigante llamado Baugi, hermano de Suttung. Baugi dijo que
andaba mal de dinero, y que sus nueve ciervos se habían matado y que no sabía
dónde encontrar braceros. Y Odín le dijo que se llamaba Bölverk, ofreció hacer el
trabajo de nueve hombres para Baugi, y afirmó que a cambio quería un trago de
hidromiel de Suttung.
Baugi dijo que él no podía disponer del hidromiel, dijo que Suttung quería tenerlo
para él solo, pero que irían él y Bölverk a intentar conseguir el hidromiel. Bölverk
hizo ese verano la labor de nueve hombres para Baugi, y en invierno le pidió la
paga.Entonces van los dos a casa de Suttung. Baugi le cuenta a su hermano el
trato con Bölverk. pero Suttung rehúsa rotundamente dar una sola gota de
hidromiel.
Entonces Bölverk le dijo a Baugi que deberían intentar algún ardid si querían
conseguirlo, y Baugi está conforme. Entonces Bölverk trajo la barrena que llaman Rati, y dijo que Baugi habría de perforar la montaña para ver si la barrena cortaba:
así lo hace. Entonces dice Baugi que ya ha perforado la montaña. pero Bölverk
sopla en el agujero de l abarrena, y le saltaron briznas. Entonces descubrió que
Baugi le quería engañar, y le pidió que perforara la montaña. Baugi siguió
perforando. Y cuando Bölverk sopló por segunda vez, las briznas se metieron
dentro. Entonces Bölverk tomó apariencia de serpiente y se deslizó por el agujero
de la barrena.
Pero baugi le lanzó la barrena, fallando el golpe. Bölverk fue hasta donde estaba
Gunnlöd y se acostó con ella tres noches, y entonces ella le permitió beber tres
tragos de hidromiel. Al primer trago se bebió todo Odreri, en el segundo Bodn y en
el tercero són, y acabó todo el hidromiel. Entonces adoptó la figura de un águila y
voló lo más deprisa que pudo. Pero cuando Suttung vio volar el águila adoptó
también figura de águila y voló tras él. Y cuando los Ases vieron por donde volaba
Odín, sacaron su cántaro al patio, y cuando odín entró en Ásgard escupió el
hidromiel al cántaro. pero Suttung había estado tan a punto de cogerle, que echó
por detrás algo de hidromiel, y éste no se recogió:lo puede tomar quien quiera, y le
llamamos la ración de los poetastros. Y el hidromiel de Suttung lo dio odín a los
Ases y alos hombres que saben componer (poemas). Por eso llamamos a la poesía
el botín de Odín, o su bebida o su regalo, o la bebida de los Ases.
La bebida de los dioses, parte de la historia
El Hidromiel hecho por fermentación de miel con agua, fruta, y aromatizante, tiene
una larga y respetable historia. Es quizás una de las bebidas más antiguas que se
conocen, el hidromiel se menciona frecuentemente en la biblia y en los libros
sagrados de la India, y la consideraban bebida de los dioses y de los héroes. Se le
atribuyó por siglos el carácter de "elixir de la vida" como medicina de amplio
alcance: digestivo, antirreumático, diurético y laxante.
Las sagas nórdicas y germanas, le reservan un importante lugar.
En Rusia la introducción del hidromiel es tan antigua como la primitiva historia de
los pueblos eslavos, ya en el año 945 d.C. es mencionado, en las crónicas de
Laurentio, como la bebida de vieja raigambre, de amplia variedad de gustos y muy
apreciada por la sociedad.
Menciona también como la princesa Olga ordenó cocinar miel fuerte para la trisma
(funeral, antes y después del entierro, ceremonia de los antiguos eslavos de amplia
difusión popular. Incluía danzas, comidas, competencias, juegos de destreza y
sacrificio de animales) del príncipe Igor. La misma fuente refiere como el príncipe
Vladimiro, para ofrecer un homenaje, hizo fabricar 300 toneles de hidromiel, que
era preparado por cocineros especializados.
la elaboración artesanal del hidromiel por los campesinos, consistía inicialmente en
el aprovechamiento de la miel que quedaba adherida a los panales de las abejas.
Se aromatizaban con hierbas flores o frutas. Los campesinos rusos, también lo
hacían con miel de abedul, un juego resinoso, dulce y aromático, obtenido de las
insiciones hechas en la corteza de este árbol.
Eran especialmente famosos las bebidas producidas por los monasterios. Más aún
desde que en el siglo XV el príncipe de Moscú Basilio III prohibió la libre elaboración
de hidromieles, dejándola en manos del estado y de los monjes. Eran enormes
toneles de roble de los monasterios con mas de 7 metros cúbicos de capacidad
cada uno. Fue esta bebida preferida de los rusos hasta el siglo XVII cuando el zar
Pedro I populariza los vinos y los destilados extranjeros.

Hidromiel (básico)
Miel, 1 parte
Agua, 3 partes
Unir el agua y la miel y llevar a ebullición lenta hasta reducir a un tercio. Colocar en
un frasco o vasija, cubrir con lienzo. En tres o cuatro días, el hidromiel estará listo
para beber
Miel de guinda (antigua)
Miel, 2 kg
Agua, 1 litro
Guindas, 4 kg
Lavar y descarozar las guindas, y colocar en una vasija o frasco grande de vidrio.
Unir la miel y el agua, y hervir hasta formar un almíbar liviano. Dejar enfriar y
verter sobre las guindas.
Cubrir la boca del recipiente con un trapo grueso mojado. Mezclar dejar descansar
por 3 meses en un lugar frío o en la heladera.
(Con cerezas también queda muy rico )
 La Cerveza
El cantar de Hýmir
Con caza un día se hicieron los dioses;
comían aún cuando sed sintieron;
echaron ramillas, las sangre miraron:
de ollas sobrado vieron a Égir.
Feliz como un niño estaba aquel ogro,
parecíase al hojo de Miskorblindi.
El nacido de Ygg lo miró con desdén:
"!Tú de cerveza hartarás a los ases!"
El gran insolente al gigante enojó;
se supo él pronto vengar de los dioses:
la olla pidió al esposo de Síf
"en que haceros pueda cerveza a todos".
No dieron con esa los dioses gloriosos,
los santos poderes, por más que buscaron;
pero entonces Tyr a su amigo le dio,
a Hlórridi sólo, precioso consejo:
"Más alla de Elivágar al este vive,
al borde del cielo, Hýmir el sabio;
recia una olla mi padre tiene,
un caldero espacioso, una legua de hondo."
"¿Nos podremos hacer con aquella marmita?"
"Sólo si tretas, amigo, usamos."
Dónde Égil vivía, lejos de Ásgard,
hasta allá llegaron tras dura jornada;
dejaron con él a los dos cornifuertes;
a la sala de Hýmir marcharon luego.
Espantosa a su abuela el hijo encontró;
novecientas cabezas ella tenía;
pero toda enjoyada, cerveza la otra,
la clara de cejas, sirvióle a su hijo:
"!Oh parientes de ogros! Debajo de las ollas
os quiero esconder, a los dos temerarios;
tiene mi amado con todo el que viene
tacaño el trato y pronta ira."
Tarde era ya cuando el ogro maligno,
Hýmir perverso, volvió de la caza;
al entrar aquel hombre hielos sonaron,
helado traía el bosque del rostro.
"!Alégrate, Hýmir y ponte contento!!
Ahora a tu sala el hijo nos vino,
aquel que esperamos de largos senderos.
Lo acompaña de Hrod el fiero enemigo,
el que ayuda a los hombres: Veur se llama.
Mira que al fondo están de la sala
guardándose allí con un poste delante."
La mirada del ogro el poste partió
y arriba la viga quebróse por medio;
ocho calderos de ella cayeron,
mas uno, el sólido, entero quedó.
Avanzaron entonces; el viejo gigante
fija la mirada clavó en su enemigo;
poco de bueno pasó por su mente
al ver en su casa al martirio de ogresas.
Toros entonces, tres, se apartaron;
los tres el gigante mandó que cocieran;
de su largo quitaron lo que ra cabeza
y al hoyo a cocer los echaron pronto.
El esposo de Sif dos bueyes de Hýmir
comióse él antes de irse a dormir;
parecióle al viejo compadre de Hrungnir
que Hlórridi mucho y de más comía:
"Mañana a la noche fuerza será
que con algo de pesca cena apañemos.
Dispuesto a pescar díjole Veur,
si torvo gigante el cebo le daba.
"Ve a mi manada, si es que te atreves,
y allí mata-ogros, búscate el cebo;
seguro que sí que un buey te lo da,
verás qué fácil sacárselo a él."
Resuelto el joven se fue para el bosque,
allá a donde estaba un buey todo negro:
le arrancó a aquel toro el tritura-gigantes
el alto solar de sus ambos cuernos.
"Menos contento pones así
al amo del barco que estándote quieto".
Más el señor de los machos cabríos
quería alejar el corcel de rodillos,
mas el hijo de micos dijo que no,
que más para afuera él no remaba
Con anzuelo entonces Hýmir forzudo
a la vez, él solo, sacó dos ballenas;
pero atrás en la popa con mañas Veur,
el hijo de Odín, preparaba su cuerda.
Con cabeza de buey su anzuelo cebó
el guardián de gentes, verdugo del monstruo;
el cebo mordió el que hostiga a los dioses,
aquel que en el fondo las tierras ciñe.
Tor, atrevido, arriba a la borda
sacó con fuerza al reptil ponzoñoso;
pegó su martillo en la peña de los pelos
de la hermana gemela, horrible, del lobo.
Crujieron montañas, rocas saltaron,
vieja la tierra entera tembló;
se metió aquel pez en las aguas luego.
Mohíno el ogro remaba a la vuelta,
largo silencio Hýmir guardaba;
tirando del remo el rumbo cambió.
"¿Podrás igualarme en obra de fuerza?
Llévame a casa las dos ballenas
o saca y amarra el carnero del mar."
Hlórridi entonces tiró de la proa
y con agua en el fondo, con cubas y remos,
la jaca marina encima se aupó;
a la casa llevó el cebón de las olas
camino cortando por altas peñas.
Porfiado ogro, de Tor todavía
las fuerzas retó: aunque duro remase,
un hombre no era, dijo, forzudo
si no conseguía romper su copa.
Hlórridi pronto, lanzando la copa,
un poste con ella de piedra partió;
la hizo pasar a través de pilares,
mas lleváronla a Hýmir y estaba entera.
Hermosa entonces la amante del ogro
consejo le dio, el que bueno sabía:
"Al cráneo apunta de Hýmir tragón,
que lo tiene más duro que todas las copas."
Levantóse el señor de los machos cabríos,
con su fuerza de as se llenó poderoso:
aguantó en el viejo el tarugo del yelmo,
se rompió la redonda, la tina del vino.
"Pieza valiosa pierdo en verdad
cuando ya para siempre sin copa quedo."
Y el viejo añadió: "!Nunca ya más
podré yo beber calentita cerveza!
Veamos ahora si es que podéis,
probad a sacar el bajel cervecero.
Tyr dos veces trató de moverlo,
las dos el caldero quieto quedó.
Lo agarró por su borde el padre de Modi
y en la sala se hundió a través del suelo;
selo echó a la cabeza el esposo de Sif:
anillas sonaron dando en talones.
Al poco de marcha, el hijo de Odín
para atrás una vez volvió la mirada:
de los riscos del este vio que con Hýmir
salían tras él los de muchas cabezas.
Se bajó de los hombros la olla entonces
y el Mjöllnir alzó contra el clan sanguinario:
a los monstruos del yermo, a todos, mató.
Al poco de marcha, un macho cabrío
echósele a Hlórridi, allá medio muerto:
rota la pata la jaca tenía
y aquello lo hizo Loki malvado.
Escuchado tenéis-- o cuéntelo bien
aquel que mejor de los dioses sepa--
lo que él recibió del ogro del yermo,
que diole sus hijos, los dos, en pago.
Con todos los dioses él regresó
llevándoles, fuerte, la olla de Hýmir
!Bien beberán, los ases ahora
la cerveza que Égir hará cada otoño!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada