miércoles, 27 de julio de 2016

Trenti



Es un duende de la mitología cántabra. Se trata de un ser de aspecto humano aunque de muy pequeñas dimensiones. Se dice que su rostro es negro y sus ojos claros. Suele vestirse con hojas de musgo. Picaro y algo malicioso, no llega a ser maligno.

Trauco

El Trauco es un pequeño duende de las tradiciones populares del sur de Chile. Se dice de el que vive en los bosques y que no mide más de unos 90 cm.
Suele vestirse con un sombrero cónico para poder protejerse de las inclemencias del tiempo, el sol y la lluvia. En su mano derecha, porta un hacha de piedra que utilia para derribar árboles.
Tiene poderes malignos: puede torcer la boca de los hombres y condenarlos a morir en poco tiempo. Seduce a las mujeres con su mirada sensual y dulce. Ellas se le entregan sin resistencia, pero si alguna, eventualmente lo hiciera, el Trauco le provocará sueños eróticos hasta narcotizarla, haciendo que finalmente se rinda ante él. Naturalmente, todas las aventuras de las muchachas con el Trauco, acaban en embarazo.

Trasgo

El Trasgo o Trasgu es uno de los personajes más populares dela mitología y del folklore asturiano.
Es un duende doméstico muy pequeño generalmente provisto de un gorro colorado. No es malvado aunque sí bastante molesto.
Suele aparecer por las noches, mientrsa todos duermen: genera ruidos buscando dulces, porque es muy goloso.

Salamanquero



En el norte argentino, se conoce como salamanca al lugar, generalmente una cueva, en donde se practica el culto al demonio. Los salamanqueros son pues, quienes habitan estos lugares.
La imaginación popular, representa a los salamanqueros de diferente manera, pero generalmente les da una fisonomía similar a la de losgnomos, de tez oscura. Se dice que quien se atreviera a entablar conversación con un salamanquero, obtendrá datos de alguno tesoro escondido o de alguna mina de oro sin explorar.

Rusalkas



Las rusalkas son ninfas maninas de la mitología rusa, seres que tienen cierta similitud con las sirenas. Se dice que las rusalkas son los espíritus de jóvenes mujeres que perecieron ahogadas. Habitan así los ríos y lagos y durante las noches iluminadas se sientan en las orillas para peinar sus cabellos verdes o dorados mientras cantan y bailan. Las rusalkas poseen apariencia humana pero tienen una piel tran blanca que puede ser traslúcida. También pueden tener una cla de pez o transformarse en un sapo, una rana o un pez.
Las rusalkas se sienten solas, por ello eventualmente raptan humanos para llevarlos a sus palacios de cristal en el fondo de las aguas. Para protejerse de los secuestros, hay que santiguarse o llevar una cruz en el cuello.

Runauturungo



El runauturungo es un hombre puma de las tradiciones de Bolivia y el Noroeste Argentino que ataca a los caminantes robándoles todo lo que llevan. Se dice que es el fruto de un pacto con el demonio y su anhelo es vengarse de los humanos que le hicieron daño.
Al runauturungo le basta revolcarse un poco sobre la piel de un puma que siempre lleva en su equipaje para luego de formular un conjuro converirse en el mismo animal.

Rubia de Río

Se trata de una sirena o ninfa de las tradiciones del centro y noroeste de la Argentina. Se la describe como una criatura muy bella, mitad mujer y mitad pez. Al salir a la superficie, la Rubia de Río, peina sus cabellos y canta para atraer, con su dulce voz a niños rubios como ella, que luego rapta. Una vez que toma prisioneros a llos niños, los alimenta con peces y arena. Cuando los niños se transforman en hombres, los devuelve a la tierra, repletos de riqueza.

Rubesahl

El rubesahl es un elfo de origen aleman que vive en los bosques. Se muestra bajo en formas diversas. Las versiones sobre su personalidad son diferentes. Algunos dicen que es un espíritu antipático y repulsivo, pero por el contrario, para otros, sería un solitario poco interesado en intercambios sociales. En cualquier caso, lo que se que se recomienda es mantenerse lejos de él porque aunque bien podría ayudar a los humanos -alguna vez lo hace- lo más frecuente es que se divierta a costa de ellos, inclulso ocasionalmente, causando la muerte.

Roblón

El roblón es un árbol animado con rasgos humanos, un gigante de la mitología cántabra. Posee una frondosa cabellera de hierba casi seca que, en forma de largos mechones, cae desde sus ramas más altas. Tiene un frente de haya, rugosa y ancha y una rama enorme y ancha que es su nariz. Finalmente la brabam un bosque de matas de brezo. Por debajo de su cabeza, emergn dos enormes troncos de abedul a modo de brazos, con multitud de ramas como dedos. Las piernas, son una acumulación de fresnos robustos y nervudos. De roble solo pueden reconocerse sus mandíbulas y el corazón.
Cuando el roblón llega a su límite de crecimiento, tira fuerte de sus raices y comienza a caminar. Con su avanzada destruye todo aquello que encuentra delante. Siembra el terror en el bosque.

Pombero

El Pombero (literalmente, "dueño del sol" en idioma guaraní) es uno de lo mitos más extendidos en la zona del Paraguay, sur de Brasil y noroeste de Argentina. Recibe así, varias denominaciones en idioma guaraní, algunas de ellas: Puragué, Karí Pyharé, Pyiharé-guá.
El pombero es el guardían de la selva, el protecto de los pájaros y el duende la siesta. Se lo caracteriza como un ser de estatura elevad, velludo, silencioso y portador de un sombrero de paja. Camina con una caña en su mano, a modo de bastón.
Este mítico personaje puede silvar imitando el sonido de todas las aves. A cambio de sus favores, se le hacen forendas de miel, huevos y tabaco.
El pombero sin embargo, puede ser vengativo cuando se olvidan él. Puede robar niños que se pierden en la selva a la hora de la siesta, especialmente si estos se divierten cazando aves. Y también puede hipnotizar a las mujeres para poseerlas, particularmente enamorandose de aquellas que están embaazadas de una niña.
La leyenda agrega además que este ser tiene la capacidad de la metamorfosis, aunque su forma habitual es la de un hombre robusto y velludo, puede adquirir aspecto de camalote, tronco flotante o indígena. Incluso puede volverse invisible y atravesar los ojos de las cerraduras.

Poleviki

Los Poleviki son geniecillos malvados de las tradiciones europeas orientales. Estos seres pueden cambiar de tamaño según el campo en el que habitan.
Los polevinki, cuya variante femenina se considera de legendaria belleza, se caraterizan por su tez oscura, el cabello verdoso y el uso de prendas blancas ajustadas al cuerpo.
Si un agricultor no realiza su tarea de forma correcta, estos genios pueden castigarlo hasta darle muerte, pero si lo hace esforzadamente, lo protegen y lo ayudan.

Piuchén

El piuchén es un monstruo, un error mitológico de la naturaleza según las tradiciones del sur de Chile.
El origen del piuchén podría ser el castigo o la transformación recibida por un ser humano al fracasar en una acción mágica. Así, este horrible ser puede adquirir formas diferentes. Las versiones más frecuentes hablan de un animal marino con algunas características humanas. Puede adoptar así mismo a forma de un gallo culebrón volador que chupa la sangre de los rebaños y emite agudos sonidos. Eventualmente podría adquirir forma humana, de serpiente, de pez... incluso mimetizarse con el cesped o parecer un retorcido arbusto.

Piruquina



Se trata de una gran serpiente de la mitología del sur de Chile que durante unos 25 años se desarrolla en el interior de la tierra para emerger al llegar a la madurez generando un temblor. Primero aparece sucabeza y luego, al abrir sus enormes ojos, si alguien cae bajo su mirada, morirá. Su cuerpo, similar a una caña, cubierto de escamas rojas, se vuelve marrón al entrar en contacto con la superficie de la tierra. Finalmente, la piruquina se desintegra, convirtiéndose en un montón de gusanos.

Pira-Hú

Conocido también como Pra-Nú, se trata de una criatura mitológica guaraní que se presenta como un enorme pez con cabeza de caballo. Los pescadores le temen asi también como quienes deben cruzar nadando ríos o lagunas.

Pilwiz



El pilwiz es un genio alemán de piel oscura que viste ropas de lino y suele mostrarse cuando anochece. Luce un sombrero de tres picos y una hoz sujeta a su pie izquierdo. Se considera que en un principio, habitaba los árboles, pero a medida que éstos fueron talándose, trasladó su residencia a los campos de cereal.

Pangu

El Pangu es un gigante de la mitología china. Como primer ser del universo,  se ocupó de ordenarlo cuando este se encontraba en caos.

Ver más sobre Pangu

Pájaro de ojos amarillos

Resultado de la unión entre un viejo murciélago y una lechuza, el pájaro de ojos amarillos es un animal mitológico de las tradiciones cátabras. Sus características denotan alguna relación con el basilisco ya que comparte con éste, algunas carcterísticas, entre ellas, la capacidad de asesinar tan solo con su mirada. Sin embargo, es menos letal, porque este poder no es permanente sino que la mirada debe producirse cuando están sonando las campanas de la Iglesia.
La mirada del pájaro de ojos amarillos es tan intensa que quema las entrañas de su víctima produciéndole la muerte en un lapso de cuatro horas.
Este extraño ser no sale durante el verano y por poseer una sangre semejante al acite, su punto débil es pues, el temor a que el sol caliente su sangre.

Ojáancano

Conocido también como Ojancanu, se trata de un gigante de la tradición cántabra y encarna todo el mal, lo negativo y lo salvaje. Este ser tiene diez dedos en cada pie y en cada mano. Su rostro es redonde y amarillento. Posee una barba larga color rojo intenso y un único ojo en medio de la frente. El ojo, brillante esta rodeado de arrugar pálidas y pequeños puntos azules.
Se dice que cuando quiere causar daños en los pueblos, puede transformarse en un mendigo anciano y pide albergue en cualquier casa desapareciendo al amanecer luego de haber dado muerte a vacas, ovejas y gallinas. Otras veces roba los ahorros y otros objetos de las viviendas. En otras versiones, se transforman en un árbol robusto a orilla de los caminos y al pasar un carro con leña u otro cargamento, este se derrumba sobre los bueyes. Otras historias cuentan sobre robos a bellas pastoras y destrucciones de cabañas.
La mujer del Ojáncano, lo supera en fealdad y maldad. Mientras que el ojáncano posee un solo ojo, su versión femenina tiene dos, pero siempre cubierto de lagañas. Posee también los colmillos de un jabalí ypechos tan largos que puede llevarlos hacia la esplada. La ojáncana devora cuanto encuentra a su paso.
La única manera de combatrilos es dándoles muerte, cosa que solo es posible si se le arranca un pelo blanco que posee entre su roja barba. Según la tradición, cuando envejece lo suficiente, sus propios pares lo asesinan, le abren el vientre y reparten lo que lleva dentro enterrándolo junto a un roble. Del cadáver del ojáncano, al cabo de nueve meses, surgen unos enormes gusanos que la ojancana amamanta con la sangre de sus pechos hasta que al cumplir tres años se transforman en ojáncanos y ojáncanas para comenzar otra vez el ciclo de maldades.

Makara

Se trata de una criatura marina de la mitologia india que fue la montura del dios de los mares, Varuna y también de Ganga, la diosa del Ganges. La bestia es mitad pez y mitad cocodrilo o elefante. Simboliza las aguas de la creación. A meudo se la puede ver en compañía de criaturas solares y juntas representan la fertilidad. Makara representa además la dualiad del bien y del mal.

Domovoyes



Los domovoyes son genios domésticos diminutos de las tradiciones eslavas. Estos seres, invisibles para los humanos, estarían cubiertos de un negro pelaje. Tienen la habilidad de reducir su propio tamaño.
Estos seres son muy apegados a las viviendas que habitan, por lo que se niegan a mudarse. Si una familia cambia de hogar, los domovoyes se adaptaran a los nuevos habitantes.
Como tantos otros duendes gustan de recibir regalos, aunque prefieren que las entregas no sean personales: están deben dejarse en algún rincón de la casa. A veces pueden realizar bromas pesadas, pero con regañándolos con algún grito, será suficiente para que no vuelvan a realizarlo.

Diablo de los mares



Bestia marina de las leyendas del Atlántico Norte. El monstruo, definitivamente terrorífico, era conocido como “El diablo de los mares”. Los testigos, lo describían como una especie de raya de tamaño gigante que además podía volar y hasta dejarse caer sobre las embarcaciones llevándolas al naufragio seguro.
El relato del Abate de Choisy en el siglo XVII agrega a las descripciones tradicionales unos cuernos similares a los de un toro.

Delgadín

Nombre que reciben los duendes en muchas partes de sudamérica. Si bien el término refiere a los duendes de manera genérica, las versiones son muchas y diversas. Así, muchos los describen como enanitos de escasa edad con ropas vistosas cuya cabeza se cubre con sombreros de paja de grandes alas. El pequeño duende lleva una flauta de y ejecuta dulces melodías. Se suele esconder en los troncos de los árboles y sale para proteger animales o perseguir a alguna doncella.

Chupacabras



El chupacabras, es una suerte de vampiro que proviene de una leyenda popular latinoamericana, vigente aún en las creencias populares.
El mito tendría su origen en el siglo XIX. El chupacabras, dejaría sus rastros en animales de granja que aparecen muertos, e incluso mutilados (con la lengua o el rabo cortado), sin sangre y con un orificio en el cuello.
El chupacabras es, de acuerdo a los relatos populares, una criatura de un poco más de un metro de altura, semejante a un perro, un canguro o un mono. Posee colmillos y alas. Para algunos, es una criatura anormal, un mutante producto de la contaminación, para otros un ser extraterrestre e incluso hay quienes afirman que es el resultado de experimentos científicos secretos.

Ch'i-Lin

Fabulosa bestia correspondiente a la que suele ser representada con cabeza de dragón, melena de leon, cuerpo de ciervo y cola de buey. Se decía que aparecía durante los reinados de los monarcas virtuosos y que annciaba el nacimiento de grandes personajes. Este ser acompaña a los hombres inmortales y a los grandes sabios chinos. Su delicadeza hace que sea asociada con la buena voluntad.

Chanques



os chanques son unos duendes del sur mexicano de los cuales se cuentan características diversas según la región. Algunos de estos duendes están relacionados con el orden y la armonía y de ellos se dice que protegen bosques, podan árboles y cuidan animales heridos por los cazadores. Pero otros chanques son malos y pueden hacer que la gente y los objetos se pierdan. Pueden hacer que niños y adultos se extravíen, especialmente mujeres y niños pequeños porque son más vulnerables. Estos desaparecen en grupos hasta que sus parientes se resignan a no verlos más. Si los desaparecidos regresas no pueden recordar lo que han visto.
Se cree que los chanques habitan el inframundo, una dimensión a la cual los mortales no tienen acceso. Una ceiba seca es la entrada a este espacio mágico. Según otras variantes del mito, estos duendes habitan espacios acuáticos como lagos y ríos.
Se dice que tienen aspecto de niños con cara de viejos. En otras versiones, se los describe como jóvenes y hermosos. Para protegerse de los chanques uno debe colocarse la camisa al revés y puede ser útil también un amuleto.

Chancho verde

Tradición del noroeste argentino y boliviano. El chancho verde es un animal fabuloso que custodia el acceso a los metales preciosos. Se lo suele identificar con el demonio, entre otras razones, porque se dice que tanto cuando aparece como cuando se esfuma, genera nubes sufurosas.
El chancho verde, gruñe y lanza gritos espantosos tanto confunden y atemorizan a quienes los escuchan que puede llegar a matarlos de espanto.

Chancha con cadenas

Se trata de un mito del centro argentino. La Chancha con cadenas aparece por las noches y se desliza utilizando las vías del ferrocarril o los cables del telégrafo. Con sus cadenas, genera un maligno ruido que es insoportable para aquellos que tienen la desventura de escucharlo.

Champ

Monstruo de agua dulce cuyo cuerpo está cubierto completamente de escamas. Las leyendas dicen que habita en el lago de Champlain, cerca de Nueva York. Quienes dicen haberlo visto (algunos en el siglo XIX y otros ya entrado el siglo XX) señalan que es enorme y que posee un cuello largo, el que algunos comparan con el de un caballo y otros, con una serpiente.

Curupí



Ser mítico de las tradiciones guaraníes. Según las leyendas, se trata de un individuo corpulento aunque no muy alto, con enormes bigotes, dientes verdes y los órganos genitales muy grandes. Se dice que suele andar en cuatro patas y que sus pies están dirigidos hacia atrás.
Se alimenta de seres humanos y general prefiere devorar niños y mujeres. Otra de sus costumbres es sorprender a los viajeros que se aventuran en la selva succionándoles la sangre.

Cumanga

Criatura fabulosa de las tradiciones brasileñas.
La cumanga es una versión femenina del hombre lobo, que posee una particularidad: su cabeza puede separarse del cuerpo y volar como una bola de fuego. La visión de éste fenómeno es tan horrible que lleva a los testigos a la locura.
Según la leyenda, la cumanga es una mujer que mantuvo relaciones prohibidas. Según otras versiones, se trata de la séptima hija de una unión ilegítima.

Culebre



Especie de dragón de lamitología cántabra. Se trata de una bestia de ojos brillantes, cabeza ancha y poderosas mandíbulas con enormes colmillos.
El culebre tiene garras y alas de murciélago, su creta se prolonga por toda su columna hasta la cula.
Como todos los dragones, expulsa fuego y azufre por su boca. Suele habitar sobre los acantilados en donde custodia tesoros ocultados por los moros.
Ver un culebre es sumamente difícil porque aventurarse en sus cuevas es sumamente riesgoso. La bestia puede devorar una vaca entera o quizá también una doncella.

Cuegle

Criatura de la mitología cántabra con cuerpo de animal y rostro humano. Se trata de un ser deforme: tiene tres ojos, uno rojo, otro azul y otro verde, tres brazos y unas enormes manos sin dedos.
De sangre blancuzca, es un ser muy voraz. Tiene cinco filas de dientes y cinco estómagos, que le permiten devorar todo tipo de animales y niños vivos y muertos.
Si bebe leche, el cuegle se hincha hasta morir. Pero nadie intenta matarlo porque según la leyenda, cuando muere de muerte natural, de su cuerpo salen unos gusanos que, luego se convierten en babosas, traen buena suerte.

Cuchivilu

Animal fabuloso de las tradiciones del sur chileno. La bestia, con cabeza de cerdo y cuerpo de culebra habita los pantanos. El mito afirma que quien escucha su grito “cur, cur, cur”, tendrá una corta vida.

martes, 26 de julio de 2016

Curajhy-Yará

El mito del cuarajhy-yará guarda similitud con el del Pombero.
Se trata de un ser de las selvas subtropicales brasileño paraguayas, proximo a la tradición guaraní. Es una suerte de duende maligno representado por un hombre blanco, algo, pelirrojo y con pies cubiertos de plumas.

Condenado



En las tradiciones populares de argentina, el condenado es un hombre desfigurado como castigo por haber tenido una relación incestuosa. Aunque durante el día, su aspecto es normal (aunque cansado), por las noches se dedica a vagabundear. Así, puede aparecer como un hombre con la mitad de su cuerpo como perro o chancho. Devora carne cruda y saluda al llegar y al retirarse diciendo “Alaba”, en efecto, el Condenado nunca tiene una buena noche ni puede decir “Adios” porque es enemigo de Dios.
En otras versiones, el condenado es un alma en pena. Refiere a una persona que murió en pecado y que no habiendo sido sepultado debidamente regresa para perseguir a sus cómplices y devorarlos. En Perú, se dice que el muerto puede salir de su tumba y quemar con sus alaridos los pajonales. Se dedica a vagar aterrorizando a los transeúntes y que también busca personas para devorarlas.

Cobra-María

Animal fabuloso de las tradiciones del Brasil.
La Cobra-María es una enorme serpiente que posee mágicos poderes. Sus ojos, como bombas de fuego, derriban barrancos y hacen naufragar embarcaciones.

Cinocéfalos

Hombres (y también simios) con cabeza de perro comunes a diferentes culturas.
En la mitología egipciaAani, era el nombre de estas criaturas que se encontraban consagradas a Thot. En algunas imágenes, la misma divinidad de la representaba como un cinocéfalo.
En los primeros tiempos de la cristiandad, San Cristobal es representado con una cabeza canina, lo cual puede observarse en antiguas representaciones orientales. Se dice que el Santo debido a sus características físicas recibía insinuaciones por parte de mujeres de toda edad y Dios, para liberarlo del asedio femenino, cambio su rostro por el de un perro.
Ya en tiempos medievales, en una mítica isla que se conocía con el nombre de Macumera, sus habitantes tenían cabezas de perro. Marco Polo ubicó este pueblo en un archipiélago de Andamán, en el Golfo de Bengala.

Cerdo negro

Se trata de una criatura demoníaca de la tradición brasileña que tiene la apariencia de un cerdo de coloración oscura. Es muy grande y ataca tanto a animales como a seres humanos a los cuales mata y destroza cruelmente.
El cerdo negro tiene ojos diabólicos que proyectan una luz fosforecente lo que le permite localizar a sus víctimas como mayor facilidad aunque éstas intenten ocultarse. Cuando decide atacar, nada puede detenerlo porque es inmune a las balas y a las maldiciones.

Carbunclo

Según los bestiarios medievales, el carbunclo sería una piedra que se obtenía de la frente de los dragones y que una vez puesta al sol, brillaba como un carbón encendido.
Pero en los mitos del sur chileno, el carbunco es un cuadrúpedo legendario del tamaño de un gato que bajo su barbilla lleva un mentón luminoso. Es considerado el guardían de los tesoros y metales preciosos con los cual se confunde por efecto de la metamorfosis.
En el Perú, el carbunclo es un animal algo más grande que un zorro que lleva en su frente una luz que se apaga y enciende a voluntad.

Camahueto

En el sur de Chile existe el mito de un ternero unicornio que habita los pantanos al que se lo llama camahueto. Se dice que cuando se lo captura debe extirpársele el cuerno y plantarlo en la tierra. Luego en ese lugar, brotará una fuente de agua fresca potable que se transformará en un río o arroyo tras 25 años. En ese mismo lugar, una noche de luna llena, nacerá un nuevo camahueto.
Se dice también que la ralladura del cuerno puede curar enfermedades y hasta dar una fuerza sobrenatural a quien lo ingiriera.

Calchona

La calchona es un alma en pena o una bruja de la tradición mapuche. Con la apariencia de un perro grande y de lanas muy crecidas, se arrastra por los suelos. Suele correr por el campo ladrando continuamente y asustando a otros perros que comienzan a aullar con tristeza. Pese a su apariencia lastimosa, la calchona no es daniña.

Cadejo

El cadejo es un extendido mito en Centroamérica que está presente en diferentes países.
En Guatemala es un animal fabuloso muy largo con cabeza de chivo, orejas de conejo y cara de murciélago.
En Costa Rica es el ánima de una mujer pecadora que se encarna en un gran perro negro de pelo largo y ojos encendidos que en horas nocturnas asusta a animales y humanos.
En Honduras y el Salvador, se refiere a un espíritu malvado que vaga en la oscuridad de la noche para anunciar la muerte. Algunas veces puede transfigurarse humanamente pero su forma más habitual es la de un penacho o vellón de lana. Otras versiones de la zona dicen que e se trata de un ser de un metro de altura que suele asustar a los viajeros solitarios. Los persigue por largas distancias y emite un lamento que puede helar la sangre de los que lo escuchan. Cuando la víctima ya esta agotada de escuchar ese terrible lamento, el cadejo se hincha hasta tener el tamaño de un toro para luego aplastar a la víctima. Estas aparecen luego a los lados del camino helados y mudos durante varios días. De todas formas, en general, la víctima se recupera.

Bestiario H.P Lovecraft.- Chaugnar Faugn




Era éste el recinto que había fascinado tanto a Jones. Había en su interior seres híbridos y torpes que sólo podía concebir la fantasía, modelados con habilidad diabólica, y coloreados de un modo horriblemente afín a la vida. Algunos eran las figuras de mitos bien conocidos: gorgonas, quimeras, dragones, cíclopes y todos sus congéneres estremecedores. Otros procedían de tiempos susurrados furtivamente desde leyendas subterráneas: el negro e informe Tsathoggua, el multitentacular Cthulhu, el proboscidio Chaugnar Faugn y otras blasfemias insinuadas en libros prohibidos como el Necronomicón, el Libro de Eibon o los Unaussprechlichen Kulten de von Junzt. Pero los peores eran aquellos del todo originales para Rogers, y adoptaban formas que ningún relato antiguo se había atrevido nunca a sugerir.


      
        El horror en el museo

        1932

Bestiario H.P Lovecraft.-Pinguinos del rey


La verdad es que por un instante nos atenazó un temor ancestral casi más agudo que el peor de nuestros temores razonados con respecto a aquellos seres. Después llegó un destello de decepción, cuando la forma blanca se desplazó silenciosa hasta un arco lateral sobre nuestra izquierda para unirse a otros dos semejantes que lo habían llamado con voces roncas. Porque era sólo un pingüino, aunque de una especie enorme y desconocida, mayor que el mayor de los pingüinos emperador conocidos, y monstruoso por la combinación de su albinismo con la carencia casi total de ojos.

  Cuando hubimos seguido al ave hasta el arco y giramos nuestras antorchas sobre el indiferente y distraído grupo de tres, vimos que todos eran albinos y carecían de ojos, y eran de la misma especie desconocida y gigantesca. Su tamaño nos recordó a algunos de los pingüinos arcaicos de las tallas de los Grandes Antiguos, y no nos llevó mucho tiempo concluir que descendían de antepasados comunes, y que sin duda habían sobrevivido por haberse retirado a alguna región más templada, cuya oscuridad perpetua había destruido su pigmentación y les había atrofiado los ojos hasta convertirlos en rendijas inútiles.

  

    
      

      
        En las montañas de la locura

        1931


Bestiario H.P Lovecraft .-H.P Lovecraft

Me encontré ante nombres y términos que había oído en otras partes en las más odiosas relaciones: Yuggoth, el Gran Cthulhu, Tsathoggua, Yog-Sothoth, R’lyeh, Nyarlathotep, Azathoth, Hastur, Yian, Leng, el Lago de Hali, Bethmoora, L’mur-Kathulos, el Signo Amarillo, Bran, y el Mágnum Innominandum… y fui llevado a través de eones innombrables y dimensiones inconcebibles hasta mundos más antiguos y remotos que los que el enloquecido autor del Necronomicón había apenas muy vagamente vislumbrado. Se me habló acerca de los abismos de la vida primigenia así como de las corrientes que habían fluido desde allí, y por último, acerca de los más ínfimos arroyos derivados de aquellas corrientes y que habían llegado a mezclarse con los destinos de nuestra propia Tierra.

      El que susurra en la oscuridad

        193


Algunos apuntes de Mitología inuit

Mitología inuit

Mujer inuit.
La mitología inuit o mitología de los esquimales, tiene mucha semejanza con otras mitologías de los pueblos que viven en las regiones polares. La religión inuit tiene princípios animistas y chamanistas.

Índice

  [ocultar
  • 1Leyenda del origen del mundo
  • 2Leyenda del origen del hombre
  • 3Los animales
  • 4La muerte
  • 5El origen de las montañas
  • 6La leyenda del sol y la luna
  • 7La gran inundación
  • 8Leyenda de Sedna
  • 9Leyenda de Ijiraq
  • 10Otros dioses menores
  • 11Véase también
  • 12Bibliografía

Leyenda del origen del mundo

Al principio, el mundo era solamente agua, una vasta inmensidad de agua. Un día, empezaron a caer rocas del cielo, éstas se fueron acumulando hasta crear la tierra. Entonces aparecieron los hombres, pero eran unos hombres mal hechos, no podían andar ni valerse por sí mismos. Un día apareció una mujer que decidió cuidarlos a todos ellos y gracias a ésta nació la humanidad.

Leyenda del origen del hombre

En el origen del mundo, tan sólo había un hombre y una mujer, sin ningún animal. La mujer pidió a Kaila, el dios del cielo, que poblara la Tierra. Kaila le ordenó hacer un agujero en el hielo para pescar. Entonces, ella fue sacando del agujero, uno a uno, a todos los animales, sacando en último lugar al caribú. Kaila le dijo que el caribú era un regalo para ella, el más bonito que podría hacerle, porque alimentaría a su pueblo. El caribú se multiplicó y los hijos de los humanos pudieron cazarlos, comer su carne, tejer sus vestidos y confeccionar sus tiendas.
Sin embargo, los humanos siempre elegían los caribús más bellos, los más grandes y gordos. En poco tiempo sólo les quedaron los flacos, débiles y enfermos, por lo que los inuits se debilitaban al comerlos. La Mujer se quejó entonces a Kaila. Entonces él la volvió a mandar al hielo y ella pescó al lobo, enviado por Amarok, el espíritu del lobo, para que se comiera a los animales débiles y enfermos con el fin de mantener a los caribús con buena salud.

Los animales

Los inuit creen que los animales poseen un alma o anirniit. Estos no son cazados por los inuit, sino que se dejan cazar. Cuando el animal muere, el cazador celebra una breve ceremonia para asegurar que su alma regrese al mundo no terrenal y se reuna con la sociedad animal, dispuesto a volver como presa. En gran parte de Alaska se celebran importantes fiestas destinadas a reconocer la aparición de los animales en el mundo e influir en ella

La muerte

Tras la muerte física una parte del alma de los inuit entra en los infiernos o el cielo, dependiendo de como haya muerto. Otra parte se reincorporará a un pariente recién nacido: imponer a un niño el nombre de alguien fallecido significa que su antepasado le transferirá ciertas cualidades personales.

El origen de las montañas

Monte Pelly, norte de la Bahía de Cambridge (Victoria Island).
Hace miles de años, cuando el primer inuit siguió al caribú a nuevas tierras, se encontró con tierras habitadas por dos tipos de personas.
Estaban los pequeños duendes que cabían en la palma de la mano y estaban siempre alegres y cantando.
Gigante destruyendo un iglú, arte inuit.
Y estaban los Tuniqs, unos temibles gigantes que medían cinco veces el tamaño de un inuit. Los Tuniqs eran violentos guerreros, y les gustaba capturar a los inuit para comerlos. Sin embargo su inteligencia no era tan desarrollada, y los inuit se las ingeniaban para esquivar sus ataques. Pero un día, un cazador fue visto por un tuniq, quien comenzó a perseguirlo para devorarlo. Al ver esto, otro hambriento tuniq se suma a la persecución, y aunque el inuit era veloz y mucho más ágil que los gigantes, se vio atrapado por ellos. Al no tener escapatoria, les pregunta el inuit: "¿Por qué quieren atraparme?" A lo que responden ambos al unísono: "Porque estoy hambriento y quiero comerte". Entonces el inuit, haciendo uso de su astucia, les dice: "Sólo soy un pequeño inuit, ¡mi carne no sería suficiente para alimentar a dos grandes tuniqs! ¿Cuál de los dos me comerá?". Con esto ambos gigantes quedan estupefactos y comienzan a pelear su derecho sobre el pequeño inuit. "¡Yo lo vi primero!" "¡Gracias a mi lo atrapaste!". Luego de unos momentos de discusión, el inuit propone que ambos tuniqs luchen entre sí, y se ofrece voluntariamente para saltar dentro de la cacerola del vencedor. Entonces comienza la lucha más terrible de la historia del hombre, días y noches completas los tuniqs se golpean y se arrojan al suelo. Y con cada golpe y estrellón en el suelo de la tierra, ésta se moldeaba, formando profundos valles, suaves colinas y grandes quebradas. La pelea no cesó por muchos días, hasta que cayeron agotados con el último gran golpe de sus cuerpos. El inuit, que esperaba pacientemente el final de la lucha, cuando vio a ambos gigantes exhaustos, atravesó sus corazones con flechas y regresó a su poblado. Miles de años después, cuando ambos gigantes y este astuto inuit habían desaparecido de la faz de la tierra, las montañas y los valles continuaron en su lugar, dando testimonio de la gran lucha de los gigantes.

La leyenda del sol y la luna

Cuenta la leyenda que tiempo atrás, en un pequeño pueblo habitaba una familia compuesta por un padre, un hijo y una hija. Se dice que con el tiempo, el hermano se enamoró de su hermana y empezó a obsesionarse con ella. Tanta fue su obsesión que un día decidió contárselo y ante su rechazo empezó a acosarla y a presionarla. Ésta, ante la presión, decidió huir convirtiéndose en luna mientras que el hermano se convirtió en sol y se dispuso a perseguirla. Dicha persecusión es eterna, y solamente en tiempos de eclipse los inuit creen que el hermano ha logrado atrapar a la hermana, pero ésta rápidamente consigue escapar y reanudar la huida.

La gran inundación

Los inuit creen que el hielo y la nieve que recubren el ártico són fruto de una gran inundación que hubo en el pasado, una inundación tan colosal que llegó incluso a cubrir montañas y valles.

Leyenda de Sedna

Angakkuq (Chaman), arte inuit.
Sedna es una diosa legendaria del pueblo Inuit, y aún hoy es muy conocida, existiendo tantas versiones como pueblos esquimales. También es el origen del nombre del planeta menor (90377) Sedna.
En una isla lejana una hermosa joven vivía solitaria con su padre viudo. Cuando tuvo la edad suficiente, nadie quiso desposarla. Sin embargo, un día ve aparecer en el horizonte un barco, cuyo capitán, un apuesto extranjero, la sedujo y se marchó con ella. Más tarde la joven se daría cuenta de que el capitán era en realidad un chamán (según otras versiones, el capitán sería un ave mágica, un hombre-ave o un perro). Después de un tiempo, su padre oyó quejidos más allá del mar: era su hija arrepentida, desesperada al conocer la identidad de su amado, que estaba siendo maltratada. Embarcó entonces sobre su kayac para ir a buscarla y tras recuperarla, se hizo a la mar con ella. Viendo a Sedna huir, el chamán, dotado de poderes sobrenaturales, ordenó al mar abrirse y desencadenó una furiosa tempestad. El padre de Sedna, atemorizado, accede a lo que cree ser la voluntad del mar que reclamaba a su hija, y la lanza al mar. Pero ella logra salir a la superficie, e intenta aferrarse al borde del barco. Como ponía la embarcación en peligro, el padre cortó los dedos de su hija con un hacha, que se convirtieron en peces y focas pequeñas, así como los pulgares y las manos, que se transformaron en "okuj" o focas de las profundidades, morsas, ballenas y todos los animales marinos. Así el océano calmó la furia desatada por el chamán, y Sedna se hundió en el fondo, donde todavía reside como la diosa del mar en una región llamada Adliden, donde llegan las almas de los muertos para ser enjuiciados. Cuando la caza no es buena o cuando el mar está agitado, la creencia es que Sedna está furiosa porque sus cabellos están enmarañados y, al no tener manos, no puede peinarlos. Es entonces cuando los chamanes, con su magia, peinan a Sedna y restauran así la calma. Esta leyenda enseña que los cazadores viven con la obligación de tratar al mar y a las mujeres con respeto.

Leyenda de Ijiraq

Inukshuk.
En la mitología inuit, el ijiraq es el monstruo que rapta a los niños y los esconde para siempre. Su nombre significa "el que se esconde". El inukshuk de piedra les permite a los niños encontrar su camino si logran persuadir el ijiraq a dejarles irse. La luna de Saturno se llama Ijiraq en referencia a esta criatura.

Otros dioses menores

Según la tradición oral, pues hay pocas referencias escritas, los inuit hablan de pequeñas divinidades relacionadas con conceptos de la naturaleza, James Houston cita a estos dioses:
  • Sila: divinidad del aire, se la considera la esencia de la vida, la deidad que sustenta el mundo y lo mantiene. Es como una
especie de maná o esencia que se mantiene en el mundo.
  • Pinga: diosa de la fertilidad, la medicina y la caza.
  • Qailertetang: espíritu de los fenómenos meteorológicos y los animales. Protectora de los pescadores y cazadores.
  • Nuna: divinidad de la tierra, es la deidad que habita en la tierra y la mantiene.
  • Saranik: diosa del sol, el sol es, para los inuit, una divinidad femenina encarnada por Saranik.
  • Aunra: diosa del aire, es la que crea los fuertes vientos árticos.
  • Tukik: es el dios masculino de la luna, cuenta la leyenda que Tukik es capaz de dejar embarazada a toda mujer que esté sola trabajando hasta tarde en una noche de luna llena, por lo que en días de plenilunio, las mujeres evitan estar hasta tarde a menos que quieran quedar embarazadas.
  • Tekkeitsertok: dios del caribú.

Dioses de la mitología inca

La andina prehispánica era animista, perfilaba a los astros y a los grandes hechos y fenómenos geográficos como deidades en sí mismas. El único dios en sentido pleno de la palabra, fue Viracocha, el dios creador. Otras deidades importantes eran el sol (inti), la luna (Mama Quilla) protectora de las mujeres, la tierra (Pacha Mama) de la fertilidad agrícola, y el rayo (Illapa) trinidad del rayo, trueno y relámpago, dios de la batalla.

Principales dioses

Viracocha[editar]

Viracocha, el Creador.
Viracocha (en quechuaQun Tiksi Viraqucha) era considerado como el esplendor originario o El Señor, Maestro del Mundo. En realidad fue la primera divinidad de los antiguos peruanos, a saber, los habitantes de CaralChavínHuari y especialmente los tiahuanacos, que provenían del Lago Titicaca. El culto al dios creador supuso un concepto de lo abstracto y de lo intelectual, y estaba destinado solo a lanobleza.
Viracocha al igual que otros dioses, fue un dios nómada. Según los mitos, surgió de las aguas, y creó el cielo y la tierra. Tenía un compañero alado, el Pájaro Inti, una especie de pájaro mago, sabedor de la actualidad y del futuro. Este pájaro mago, no es otro que elCorequenque de las tradiciones orales, el picaflor de oro, mensajero de los dioses, cuyas plumas servían para la mascaypacha o corona del emperador Inca.
Viracocha es representado con dos varas, que al parecer eran realmente estólicas (propulsalanzas) o warakas (hondas gigantes andinas).

Mama Quilla

Mama Quilla (en quechuaMama Quilla, Madre Luna) era hermana y esposa de Inti; también era considerada madre del firmamento. De ella se tenía una estatua en el Templo del Sol, en el que una orden de sacerdotisas le rendía culto.
Los incas celebraban en su honor una gran fiesta denominada Coya Raymi Naturalmente, a la diosa Mama Quilla estaba adscrito el fervor religioso de las mujeres, y ellas eran quienes formaban el núcleo de sus fieles seguidoras, ya que nadie mejor que la diosa Mama Quilla podía comprender sus deseos y temores, y darles el amparo buscado.

Pacha Mama

La Pacha Mama (en quechuaPacha Mama, Madre Tierra o Madre Cósmica) La fuente femenina de la que proviene todo el mundo material, el sustento de toda la naturaleza y toda la realidad.

Pachacamac

Pachacamac (en quechuaPachakamaq, Soberano del mundo) era una re-edición de Wiracocha, el cual era venerado en la Costa Central del Imperio inca. Era conocido como el dios de los temblores, y su culto hizo un aparente sincretismo con el actual Señor de los Milagros, el cual - según la historiadora María Rowstoroski - tiene rasgos de este antiguo dios.

Mama Sara

La Mama Sara (en quechuaMama Sara, madre maíz) era la Madre Maíz o del alimento, la más importante de las conopas (representaciones religiosas) de los alimentos junto con la coca y papa.

Mama Cocha

Dioses menores

Aparte del gran Viracocha y su corte terrenal de Amautas, o sabios y primeros sacerdotes y administradores, el segundo cordón de clérigos, la nobleza militar y los ayllus o gremios, regidos hasta en su más mínimo movimiento por la ley del Inca, el pueblo llano tenía su panteón con otros dioses menores, a los que probablemente le resultaba más sencillo y cercano dirigirse en busca de favores y soluciones.
La estrella rizada o de la mañana acompañaba al Sol, al igual que Illapa, dios del trueno y la batalla, como la imagen de la estrella de oro, la de la tarde, Venus o Chaska, hacía su guardia junto a la Luna; y Chuychú, el bello arco iris estaba por debajo de ambos grandes dioses. El arco iris fue luego elevado a dios de los nobles debido a que representaba la belleza que estaba reservada para los nobles
Las constelaciones de la copa de la coca (Kuka Manka) era una constelación que cuidaba de las hierbas mágicas, como la constelación de la copa de maíz (Sara Manka) lo hacía con los alimentos vegetales, y la del jaguar (Chinchay) se encargaba de los felinos.
Wasikamayuq era el dios tutelar del hogar, mientras que el Qhaxra-kamayuq se esforzaba por evitar que los ladrones entraran en esa misma casa, y los Auquis asumían la vigilancia de cada poblado.
Había también un dios de las tormentas y otro dios del granizo; tras Pacha Mama, la diosa de la Tierra, estaban Apu Katikil y Pikiru, como dioses tutelares de los gemelos; la serpiente Hurkaway era la divinidad de lo que estaba bajo tierra, mientras que el ávido Supay reinaba en el mundo de los muertos vivientes sin dejar de reclamar más y más víctimas para su causa, lo que hizo que los españoles le dieran lo identificaran con el Diablo, aunque tenía cualidades benignas y malignas.
También estaba el dios Wakon o Kon, un hermano de Pachacámac expulsado por éste y que se llevó con él, al ser forzado a irse, la lluvia y dejó a la franja costera del Perú seca para siempre. Según Pachacamac, fue un dios maligno y devorador de niños, de risa cruel y habilidad para rodar por las montañas. Otros hermanos, Temenduare y Arikute, dieron origen al diluvio con sus querellas. En total y según algunas tradiciones orales el primer sol del mundo antiguo (Ñawpa pacha) el cual era Wiracocha, el creador con su corte, y tuvo 4 hijos: Kon o Wakon, dios de las sequías; Mallko dios de la ley; Vichama o Atipa dios de la guerra y la venganza y Pachacámac, quienes regentaron sucesivamente el mundo actual destruyéndolo sucesivamente. Estos guardan relación con los 4 hermanos del mito de los hermanos Ayar, uno de los mitos de la creación del Imperio inca.Pachacámac a su vez tuvo de hijos al sol (Inti) y la luna (Mama Quilla) del mundo actual o Kay Pacha. Pachacamac se autoexilió al mar desde donde domina los terremotos, dejando el mundo en manos del Inti o sol del mundo actual.
Existen otros wakas o dioses, como Catequil, poderoso dios oráculo; Huallallo Carhuancho, dios de fuego con rasgos malignos; Huari, dios gigante de la guerra referido a la cultura del mismo nombre; Amaru, la serpiente mitológica divina; entre muchos otros nombrados en sin número de tradiciones orales recopiladas recientemente.