sábado, 31 de marzo de 2018

Como las cotorras llegaron a los toldos de los araucanos

os araucanos vivían antes en las regiones cálidas, en las cuales no se
conocían la nieve, ni el hielo, ni la oscuridad del invierno, ni la inclemencia de
los vientos helados y las tormentas. Sin embargo, los gobernantes Amancay y
Mutaquén decidieron que debían salir de sus comarcas y buscar otro lugar para
vivir. Alzaron sus toldos los subieron a los lomos de los guanacos, y se fueron
para el Sur. Pasó la Luna llena, la menguante y otra Luna llena, y todavía no
habían encontrado un sitio dónde establecerse.
Por último llegaron a una región montañosa llena de bosques, en los cuales era
muy difícil penetrar. Los troncos inmensos casi no los dejaban pasar, pero al fin
encontraron lagos de agua cristalina y pastos abundantes para los guanacos.
Armaron los toldos, los guerreros salieron de caza, y regresaron con zorros y
nutrias de piel suave y bella, animales distintos de los que estaban
acostumbrados a ver, y también, con el huemul fugaz, que era grande y que
hacía que la comida fuera buena y abundante. Las mujeres se dedicaron a hilar
la lana de los guanacos y a tejer vestidos nuevos. Todavía no sabían del frío
que estaba por venir, pero cuando la nieve y las tormentas llegaron, supieron
cómo abrigarse y cómo guardar comida para los meses de oscuridad.
Los hombres tenían que enfrentarse al puma, que bajaba de las montañas a
robarse los guanacos, la propiedad más valiosa de los araucanos. Como ellos
casi no podían salir de los toldos durante los meses de invierno, los guanacos
les daban leche y lana; por eso, nunca mataban a ninguno de estos animales, a
menos que fuese absolutamente necesario; además, se consideraba pecado
hacerlo.
Los araucanos vivían felices, y así pasaron los años. Ya nadie recordaba el
país de donde habían venido. Sólo en los cuentos se narraba la historia de la
gran marcha, de las comarcas que habían dejado, allá, donde el año pasaba
sin sentirse frío.
Los guerreros sabían usar armas, pero no había nadie contra quién pelear. Los
hombres se entrenaban luchando contra el puma y los gatos monteses. La paz
reinaba entre ellos. Se cuenta que fueron dos hermanos, Urutén y Amancá,
hijos del gobernante Amancay, quienes destruyeron la paz entre los araucanos.
Urutén y Amancá se enamoraron de la princesa Furuquená. Ambos hicieron
para ella un collar brillante de metal precioso, pero la princesa no le recibió la
joya a Urutén, pues amaba a Amancá.
Entonces los hermanos lucharon. Amancá logró vencer a Urutén, quien no
pudiendo soportar su derrota ni el rechazo de la princesa, decidió marcharse.
Se acordó de lo que les había oído contar a los bisabuelos y decidió buscar la
tierra de sus antepasados. No temía luchar contra los guerreros que se habían
apoderado de las comarcas del Norte.
Muchos jóvenes lo acompañaron. Urutén llevaba su rebaño, que era numeroso,
y sus armas. Las madres de los viajeros trataron de convencerlos de que era
mejor quedarse a buscar la paz, pero los jóvenes estaban decididos a
marcharse. Algunos llevaron a sus esposas.
Pasaron mucho tiempo buscando las tierras de sus antepasados, pero no
pudieron dar con ellas. Llegaron a lugares desolados y pobres, donde casi no
había árboles ni arbustos. Los animales no encontraban comida y fue
necesario matarlos. Sacaron las carnes de los guanacos y decidieron cruzar las
montañas, orientándose por el Sol al amanecer. Pensaron que no sería difícil
llegar al otro lado de los cerros, pero cada mañana otras montañas se alzaban
ante sus ojos.
Ya casi no tenían qué comer, y no había animales para cazar. Las rocas a su
alrededor se hallaban peladas por el viento y la sequía.
Muchos hombres se enfermaron por la altura, pero no quisieron regresar. Les
parecía más fácil proseguir.
Por último encontraron llanuras habitadas, pero los hombres que vivían allí
eran muy pobres y no hablaban el mismo lenguaje de ellos. Siguieron su
camino y no tardaron en llegar a unos ríos de agua limpia. ¿Habría sido aquélla
la región de sus antepasados? Encontraron allí a otros hombres, pero tampoco
entendieron su lenguaje.
Los guaraníes, el pueblo que habitaba esas tierras, los recibieron con respeto y
como a huéspedes.
Los araucanos se maravillaron de la riqueza de la comida. Los peces
abundaban en los rios, y en la selva había animales y frutos. Este pueblo no
conocía el frío ni el invierno. Se quedaron allí un buen tiempo. Aprendieron a
hablar con ellos; oyeron del gran Tupá, su dios, que les regalaba todo lo que
necesitaban.
«Vamos a llevarles a los nuestros lo que hay por aquí. Es necesario que sepan
que existe este paraíso al otro lado de las montañas», dijeron.
Urutén no quiso volver a las tierras araucanas. Se había enamorado de una
princesa guaraní, que le parecía más bella que aquella mujer que había
perdido; pero muchos jóvenes emprendieron el camino de regreso. Las
muchachas que los acompañaron, las que no tenían niños pequeños, llevaban
matas y semillas para sembrarlas en sus tierras, pero al llegar a las montañas
las plantas. murieron.
Fue duro el regreso; allí, en aquellas tierras lejanas, dejaban la mitad de sus
corazones.
Por fin llegaron a su tierra de origen y les contaron a sus familiares lo que les
había sucedido. Nadie, sin embargo, les creía lo que decían, pues era
imposible imaginar una vida sin invierno y sin frío.
«Están mintiendo. No existen pájaros de colores tan vivos ni frutos tan dulces
como ustedes dicen. Son mentiras, mentiras ... ».
Las muchachas lloraron de angustia. Los hombres se pusieron pálidos.
«No nos quedaremos. Verán que decimos la verdad». Y empezaron a
implorarle al gran Tupá que les ayudara. Y él, en su inmensa bondad, les
ayudó. Transformó a los viajeros en cotorras. Ahí estaban, ante los ojos
asombrados del pueblo, los pájaros de plumaje verde y rojo; sabían hablar,
sabían decir que regresarían al paraíso del Paraná, para volver, en la época
caliente del año, a las tierras araucanas, y contar lo que habían visto.
Desde entonces, las cotorras se encuentran al lado de los nevados del sur de
Chile. Pasan los meses de verano en las tierras araucanas y luego vuelven al
Norte.
Seguramente fueron ellas las que trajeron en su pico una planta de caña. De lo
contrario, ¿cómo se explica que esta planta tropical haya llegado al sur de la
cordillera?
Y a partir de entonces los araucanos ya no tuvieron que dividir el corazón entre
sus dos afectos, porque viajaban cada año de un lugar querido al otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario