martes, 26 de julio de 2016

La influrencia de la Diosa en la historia

“Sola, asombrosa, completa en Sí Misma, la Diosa, Ella cuyo nombre no puede ser pronunciado, flotaba en el abismo de la oscuridad exterior, antes del comienzo de todas las cosas. Y cuando miró en el espejo curvado del espacio negro, Ella vio por su propia luz su radiante reflejo y se enamoró de él. Lo hizo aparecer mediante el poder que estaba en Ella e hizo el amor consigo misma, y La llamó “Miria, la Maravillosa”.
Su éxtasis brotó en la única en la única canción de lo único que es, fue o alguna vez será, y con la canción llegó el movimiento, ondas que fueron vertidas hacia fuera y se convirtieron en todas las esperas y todos los círculos de los mundos. La Diosa se llenó de amor, se hinchó de amor y dio a luz a una lluvia de espíritus brillantes que llenaron los mundos y que se convirtieron en todos los seres.
Pero en ese gran movimiento, Miria fue arrastrada y al alejarse de la Diosa, se volvió más masculina. Primero se convirtió en el Dios Azul, el gentil, llamado Dios de Amor. Después en el Dios Verde, cubierto de parra, arraigado en la tierra, el espíritu de todas las cosas que crecen. Finalmente, se convirtió en Dios Enastado, en el Cazador cuyo rostro es el  Sol rubicundo pero oscuro como la Muerte. Pero el deseo siempre lo vuelve a atraer hacia la Diosa , para que Él la rodee eternamente, intentando volver al amor. Todo empezó con amor, todo busca volver al amor. El amor es la ley, el maestro de la sabiduría y el gran revelador de misterios.”

  “La Danza en Espiral”, Starhawk, capítulo 2, páginas 61 y 62

He decidido introducir este breve relato mitológico que proviene de tiempos primitivos como comienzo para explicar tanto de forma antropológica como religiosa la influencia de la Diosa en las distintas culturas a lo largo de nuestra historia. También creo que nos puede servir de reflexión y de orientación para dirigir nuestro conocimiento y camino vital: un camino que surgió del amor y que está destinado a volver a él. Quizás suene romántico, soñador e incluso utópico, pero psicológicamente está demostrado la importancia de los vínculos o el afecto para nuestro equilibrio personal y como Freud afirmaba, sólo el amor puede de forma natural intervenir en la conversión de los instintos egoístas más primitivos para conducirlos al bien o para poder actuar de manera altruista. También parece implorar la existencia de un alma gemela que complete nuestro ser, pues al igual que todas las cosas en la naturaleza se necesita de un principio femenino y otro masculino para que se dé la vida y exista un equilibrio. Al mismo tiempo nos habla de cómo todas las cosas son remolinos de energía, centros de las fuerzas del movimiento dentro de una corriente siempre cambiante, cuya apariencia sin embargo es la de algo estático en un eje cronológico lineal que adopta unas determinadas formas dando lugar a lo que conocemos como realidad, pero que sin embargo desaparece con el paso del tiempo dando lugar a nuevas formas. En resumen, nos habla de la vida misma y del ciclo eterno que supone, un ciclo que en un momento dado hizo surgir al primer hombre en la tierra.
Ya el hombre paleolítico fue consciente de que la tierra le brindaba sus dones y tuvo conciencia de la magia . Pasó por las mismas etapas que el Dios, hasta hacerse un experto cazador que pintaba animales en sus cuevas con el fin de atraer la caza y que la comida nunca le faltara. La mitología y la cosmología de la brujería se encuentra en este animismo, tiene origen en esa comprensión del chamán paleolítico. La fertilidad era otro aspecto importante dentro de la cultura del paleolítico, la cual vino representada en un mayor número de casos por la figura de la mujer ( aunque veamos ejemplos mitológicos de Dioses como Osiris en su apariencia de Dios Verde que hacía crecer todas las cosas o la figura de Min)  y cuya asociación ha llegado a nuestros días, pero distorsionada tras tantos años de dominio patriarcal.
La imagen de la Diosa ha pervivido adoptando formas ética y religiosamente bien vistas según el momento histórico. Se dice que la representación más antigua surgió en Oriente Medio, en la zona donde se situaría más tarde Babilonia, la cual pasaría a la cultura judía deformada y falsificada con la apariencia de una súcubo o un lascivo y sanguinario demonio femenino llamado Lilith. En sus orígenes Lilith fue una hermosa Diosa, un símbolo del poder sexual y reproductor, que pasó a convertirse en la primera mujer de Adán (sí, hubo una antes de Eva) y había sido creada por Dios de la misma materia que había utilizado para crear al hombre, por lo cual se encontraban en un plano de igualdad. La relación entre Lilith y Adán fue buena hasta que llegó la hora del sexo, pues Adán quería dominarla y ella se resistió a tal idea pues esperaba ser una compañera con capacidad de compartir y gozar. Al desobedecer las órdenes de Adán y de Dios, fue expulsada del paraíso y a partir de entonces el sexo comenzó a verse como algo trasgresor. Pero antes de que eso llegara en diferentes culturas existieron diversas manifestaciones de la Diosa, como una mujer con pechos y caderas grandes, una mujer que mostraba sus pechos y sujetaba dos serpientes en sus manos( sin el carácter negativo del cristianismo, como símbolo de la naturaleza) ,como la Madre Tierra (Gaia, Gea, Danu), como representación de la Madre universal (Mut), también  fue el cielo rodeado de estrellas (Nut), la luna que reinaba en la oscuridad de la noche (Selene), la protectora de las gestantes y los partos (Taweret, Diana), la conocedora de secretos y de la Magia (Isis, Ceridwen), la fuerza del amor y la belleza (Afrodita o Venus), pero también fue guerrera (Morrigan), cazadora (Sekmet, Artemisa), guardiana del inframundo (Perséfone) y todo aquello que podamos encontrar en la vida cotidiana. En la religión egipcia (me refiero a ella porque es la que más conozco) pudo manifestarse de forma tangible la necesidad de la dualidad femenina y masculina, pues cada cualidad del hombre, por ejemplo la sabiduría estaba representado tanto por un Dios como por una Diosa o parejas de ellos que se complementaban, como por ejemplo Isis y Osiris .Ella además de ser maga, fue personificación de la fertilidad y representación de la Madre, mientras que Osiris también desempeño la función del Dios Verde que hacía crecer los campos además de ser el rey del Más Allá que es por lo que más se le conoce y juntos formaron, al lado de su hijo Horus, el símbolo de la familia ejemplar. Este concepto de la unidad familiar ha sido muy importante para el desarrollo de la cultura y de la humanidad, aunque las funciones, que en un principio se mostraban más igualitarias o por lo menos había una mayor conciencia de la capacidad de la mujer. El papel de la mujer tanto en la sociedad egipcia como en la celta era mucho más considerado y se les permitía una mayor libertad de acción. Con la llegada de culturas patriarcales como el judaísmo o el cristianismo la mujer fue sometida y no hubo más Diosas, o al menos aparentemente, porque en el fondo vivía en el interior de cada una,  se siguió manifestando en la vida diaria de forma oculta para el mundo, hasta que volvió a encarnarse en una figura religiosa, la Virgen María (también en las santas).
 Hoy día, a pesar de que se han conseguido cortar muchas de las ataduras que oprimían a la mujer, aún en nuestra sociedad, supuestamente civilizada e igualitaria hay gente que sigue creyendo y defendiendo el dominio del “macho”: la Diosa sigue estando semi-oculta para muchos. Puede observarse que el hecho de relegar a la mujer a un segundo, ha generado un desequilibrio tanto a nivel religioso como social y del cual no sólo han sido víctimas las mujeres, sino también los hombres . ¿Acaso no es incómodo para el hombre adoptar una pose rígida, obligado a no sentir y ser el único pilar que sustente el hogar?
La imagen del Dios es difícil de entender en nuestra sociedad, pues no encaja en ninguno de los estereotipos esperados del hombre “macho”, ni en las diversas imágenes que buscan deliberadamente el afeminamiento. El Dios es “suave, tierno, consolador, pero también es el Cazador, es el dios Agonizante, pero su muerte está al servicio de la fuerza vital”. “Él es la sexualidad indomada, pero la sexualidad es un poder que debería ser sagrado y unir”a una pareja (independientemente de sus preferencias sexuales). También representa el sentimiento ,la imagen de lo que los hombres pudieran ser sin las reglas de la sociedad patriarcal, eso sí,  sin caer en el error del medievo de pervertir su imagen y convertirlo en Diablo lascivo.

Desgraciadamente la herencia que nos han dejado varios siglos de dominio patriarcal hará difícil entender el pensamiento de la Antigua Religión, aunque haya movimientos como el feminismo que han equilibrado la balanza. Pero tan mala es una cosa como la otra, o al menos eso es lo que creo. Aunque haya hablado más en términos femeninos, por las características del escrito y de la sociedad en la que hemos crecido, con más o menos influidos por el principio masculino, soy de la opinión de que debemos  retornar al equilibrio primigenio que dio lugar a todas las cosas, una armonía surgida del  amor que se extienda a todas las personas y cosas sobre la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada